Mi sumisa vecina (cap.1d)

Por T.ahotlo
Enviado el 04/06/2016, clasificado en Adultos / eróticos
6847 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

  

-Bien quiero que te reincorpores al trabajo solo con faldas y sin ponerte bragas, llevarás puesto este dilatador anal en tus horas de trabajo, ¡todos los días!, solo te lo puedes quitar al llegar a casa o "para una urgencia", si te fijas en él tiene una cinta que asciende por detrás y otra por delante y se agarra a este fino cinturón, ¡te lo pongo a ver qué tal te queda!

Le puse el dilatador que entró casi sin esfuerzo y le quite el collar de perro.

-¿Cómo lo sientes Rosa?

-Muy bien señor, siento mi ano abierto y relleno.

-¡Estupendo Rosa!, -Cuando estés en el trabajo tendrás cuidado al agacharte para que no se vea que no llevas bragas, que tampoco se note el dilatador; ¡no quiero que sepan que tu culo va relleno!

-Sí mi señor, ¡Por supuesto!, quiero ser su sumisa fiel, ¿Esta noche puedo quitarme eso del culo señor Joaquín? -dijo pedigüeña.

-Rosa esto sólo era una demostración, quiero que lo lleves sólo en la calle y aprendas a andar con el puesto, ¿de acuerdo?

-Sí mi señor Joaquín.

Acto seguido le di un tirón del dilatador que salió de golpe haciendo el mismo ruido que si hubiéramos descorchado una botella de champán para celebrar el encuentro. Antes de marcharme le dije:

-Rosa como yo trabajo por la tarde y mi mujer por la mañana cuando empieces en la oficina te visitare cada vez que pueda, dame la llave de la puerta.

-Sólo tengo esta llave señor.

-No importa, dámela porque a mí me hace más falta que a ti, para someterte cada vez que tenga ocasión; tú no saldrás a la calle hasta que yo te traiga una copia, ahora me voy a mi casa, cuando salga de tu piso dúchate bien, ¡que estas toda pérdida de aceite!, y limpia el suelo que vas dejando gotas de aceite al andar; mañana te traeré la copia de la llave, cuando te la de ¡quiero ver todas tus bragas y pantalones metidos en bolsas!, que los voy a tirar a la basura; ¡ya no volverás a ponerte ninguna de las dos prendas!; sólo faldas y vestidos, ¡con el culo al aire!, ¿está claro sumisa?, ¿te parece bien vestir así para mí?

-Sí mi señor, me parece bien vestir así para usted, mañana estará todo en bolsas, y perdón por el aceite, "pero sale solo", mi culo se ha abierto hoy con su pene señor, y estoy turbada -dijo con los pómulos tan sonrojados como sus cachetes, doblegados por el pequeño látigo.

-Escríbeme la dirección de tu trabajo en un papel -dije

Sacó un bolígrafo y un papel de un mueble de la entrada y apuntó la dirección de su trabajo y me lo dio, me marché dejándola de rodillas, limpiando la grasa del suelo con un trapo, mientras aún brotaba aceite su abierto culo. Al día siguiente hice la copia de la llave y se la entregué, dándole permiso para ir a comprar; cogí las bolsas con sus pantalones y sus bragas y me las llevé, al llegar a la calle las tiré al contenedor de ropa.

Un día después mi vecina se reincorporó a la oficina, estando trabajando le hice una visita, al entrar pregunté por ella y me dijeron que si tenía cita, dije que sí, que le dijeran que había llegado el señor Joaquín, entró la señorita en el despacho de mi sumisa y al momento salió diciéndome:

-¡Pase usted señor Joaquín la señora Rosa le espera!

                                           -FIN- cap1_

                            ¿Continuará?, ¡ustedes deciden!

                               © Tahotlo 31 de mayo 2016

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com