El Simpático Don Remi (Historia No Apta Para Mujeres)

Por Jaimeo
Enviado el 06/06/2016, clasificado en Humor
445 visitas

Marcar como favorito

El Simpático don Remi. ( Historia No Apta Para mujeres).

Categoría(s): Historias.


Don Remigio siempre fue un hombre agradable, atendía excelentemente a sus clientes en la carnicería y era muy bueno para las bromas; precisamente eran éstas las que más gustaban a Pedro, un joven estudiante universitario de Medicina, vecino a pocas casas del negocio. 
-Pedro, corre donde don Remigio y trae esas chuletitas de cerdo que tanto nos gustan. Tu papá está pronto a llegar de su trabajo y siempre tiene mucha hambre. 
El joven corrió alegremente, don Remi estaba solo, afilando sus cuchillos, 
_ Ah, ah, ¡Que tanto correr jovencito! Muchachas bonitas hay en todas partes, para qué tanto apuro. 
Sonrió Pedro. 
_Pero a usted no le ligan las niñas. 
Apoyando un codo en el mesón, don Remi puso su cara amarillenta y ojos de pescado, muy seria. 
_ De acuerdo las niñas no me dan bola, pero……. Las viejitas síii _y explotó en violentas carcajadas, que hicieron reír también al joven. 
_ Oiga don Remi, mi mamá me mandó apurado; quiere esas chuletas de cerdo lechón que tanto nos gustan. 
_Faltaba más, inmediatamente _ sacó de los ganchos la carne y El Simpático don Remi. mientras cortaba, preguntó cuánto quería. 
_Unos tres kilos, para que alcancen para el desayuno. 
Pedro recordó que las viejas decían que don Remigio tenía mucho dinero y que ya tenía tres carnicerías. 
_Oiga, don Remi, está bueno el negocio. Dicen que ya tiene tres locales. 
_Te he dicho Pedrito, deja de estropearte los sesos de tanto estudiar. Vente a trabajar conmigo y pronto te independizarás; tendrás tus propios negocios y ganarás más dinero que estar sacando apéndices. 
_Lo pensaré, lo pensaré don Remi. Adios. 
Ambos reían de buenas ganas, era tan simpático el comerciante. 
Su padre había llegado de muy buen humor y ya tenía la sartén con aceite caliente. Echaron las chuletitas de cerdito, blanditas y exquisitas, al poco rato estaban hechos los emparedados de carne y los tres sentados a la mesa, encendieron el televisor. 
_Uf, solo noticias malas de asaltos y homicidios. Apágalo hijo, por favor. ¡Salud! _y empujó la carne con un largo trago de vino tinto. 
Se disponía Pedro a apagar el aparato, cuando con asombro vio que la noticia estaba en su barrio. 
_¡¡Algo ocurrió aquí cerca!! 
El periodista daba la noticia en directo y detrás circulaban rápidamente policías. La curiosidad hizo que los tres no despegaran la mirada del televisor. 
_¡Hey, mira papá, se llevan detenido a don Remi! 
Efectivamente mostraban esposado al abastero, quien caminaba con la sonrisa que lo caracterizaba. 
_Al fin la policía capturó al asesino en serie, que desde hace más de un año está aterrorizando a la población. La cantidad de niños vagos asesinados por este loco es increíble, no hay cifras exactas todavía. 
_Ay, pobre don Remi, apuesto que es inocente _ manifestó la señora. 
Las siguientes palabras del locutor de tv, dieron inicio a un cambio radical en la actitud de la tranquila familia. 
__¡Asqueroso de mierda! _bramó el dueño de casa. 
Pedro estaba pálido, su mamá corrió al baño a vomitar. 
_Lo más extraordinario de este loco, es que mataba a los niños y sus carnes las vendía como “chuletitas de cerdo lechón”, muy apreciadas por sus clientes.

 

(Porfiadas, se los advertí). 

 

Comentarios:


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com