El dictador de la selva

Por sergiocf97
Enviado el 07/06/2016, clasificado en Reflexiones
283 visitas

Marcar como favorito

Nuestro viaje comienza en una época y lugar desconocido. Se respira una tranquilidad impresionante en esta gran jungla en la que nos encontramos, los grandes árboles se alzan majestuosos en frente nuestro. Una gran cantidad de pequeños insectos sobrevuelan por encima de nuestras cabezas, algunos de ellos se posan en las plantas y flores.

 

El color de las aguas de los pequeños riachuelos que recorren esta gran jungla nos indica la gran cantidad de vida de que hay en ello. Los peces recorren el río a gran velocidad mientras que los animales terrestres intentan capturar esos sabrosos peces.

 

Mientras paseamos por esta selva escuchamos los gruñidos de grandes animales desde la distancia y los cantos de los pájaros que recorren las altas ramas de los árboles y el cielo azul.

 

Comenzamos a escuchar un ruido extraño, esto no lo está produciendo la selva. Avanzamos a gran velocidad por la selva en busca de ese extraño ruido que se percibe. Los ruidos metálicos cada vez son más claros. Llegamos al lugar de donde se emite el ruido, podemos ver como grandes monstruos metálicos cortan nuestros árboles, cuchillas enormes destruyen nuestro hogar,…

 

Pero nadie nos defiende, porque no tenemos capacidad de pensar según estos seres que se dan de superiores por ser capaces de dominarnos igual que un dictador se cree que mejor que su pueblo porque fue capaz de someterlo.

 

Uno de estos asesinos nos señala indicando nuestra presencia, nos apuntan con un objeto metálico que atraviesa nuestros cráneos, caemos al suelo y vemos como nuestra vida se termina, pero bueno quien quiere vivir en un infierno como este.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com