¿Me tiro a mi cuñada divorciada? (cap.1a)

Por T.ahotlo
Enviado el 15/06/2016, clasificado en Adultos / eróticos
9166 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Mi mujer tiene una hermana que está divorciada, es su hermana mayor y "está buenísima", pero siempre ha sido una estúpida conmigo, también le gusta lucir sus curvas delante de mí, como diciéndome subliminalmente: ¡Yo estoy más buena que mi hermana!, ¡Y te jodes cabrón! Mi cuñada es una presumida y una presuntuosa, que lleva años "alabando" lo maravilloso que es su marido, ¡el gran hombre!, y menospreciándome a mí por ser un currante. Yo siempre me he cuidado más que su marido, no fumo, tampoco bebo, y casi siempre estoy "potente";  ¡a mi mujer le echo cada polvo que la dejo transpuesta!, mi pene es grande y gordo, a mi mujer le gusta chupármelo hasta que me corro y tragarse mi leche, tras varios días sin correrme ella "detecta" que hay cantidad y "pide tragar", entonces me corro en su boca y ¡parece que se come un yogur entero!

Desde que hace un año se divorció mi cuñada, mi mujer y ella se visitan a diario, unas veces en nuestra casa y otras en la de ella, ellas dos se lo cuentan todo desde que eran niñas, ¡pero todo!, y cada vez que me follo a mi mujer se lo cuenta a su hermana, "con pelos y señales", mi mujer me dice que necesitan contarse su vida sexual para sentirse plenas; antes del divorcio hablaban sólo por teléfono, ahora  "en directo" se explayan, yo noto como mi cuñada me mira "el paquete" después de que hayan hablado las dos.

Mi mujer y yo follamos ayer, y al acabar me corrí en su boca, con un gran chorro que se tragó "enterito", luego nos visitó mi cuñada y estuvieron hablando bajito y riendo solas en el salón, yo las escuchaba a lo lejos desde mi estudio.

 Antes de irse nos invitó a su casa, para hacer una barbacoa y bañarnos en su piscina al día siguiente (a su piscina no nos invitaba desde hace años, cuando aún se pavoneaba por allí "el gran hombre" con el cubalibre en la mano y medio ebrio "el cabrón ").

Estando en casa de mi cuñada  las vi cotilleando bajito a las dos, mientras yo asaba carne en la barbacoa; comimos los tres bajo la sombrilla "muy a gusto", con la comida ellas tomaron vino de verano y yo limón con hielo, a mi mujer se le subió el vino a la cabeza y se echó una siesta en el sofá, mientras mi cuñada y yo nos pusimos a hablar junto a la piscina, ella tomó un cubalibre y yo un café, ¡jamás había estado tan simpática conmigo!, incluso hacía muecas para hacerme reír (el cubalibre pensé).

Noté que la parte inferior del bikini de mi cuñada se había humedecido por delante "sin haberse bañado aun", me miraba con pupilas dilatadas y se rascó el coño sobre el bañador, estaba empapada" y "caliente"; yo (por mimetismo) también me rasque los huevos y ella miro "mi paquete" con deseo, su bañador ya chorreaba flujo; cuando ella notó que vi "el charco" se tiró a la piscina sonrojada.

Mi cuñada fue dejando de lado a sus amigas en los últimos años, por culpa de su posesivo marido que la quería sólo para él, me cuenta mi mujer que su hermana lleva desde que se divorció si echar un polvo, que aún no ha superado el engaño de su esposo con la secretaría con la que se fugó; también está desconectada de las amigas y le cuesta lanzarse a desconocidos.

Hemos nadado los dos un buen rato, ella ha estado "tonteando y restregándose" como el que no quiere "la cosa", después de dos horas de baño mi mujer ha salido y nos ha dicho:

-Me acaban de llamar del trabajo, es algo urgente; hermana por favor lleva a mi marido con el coche a casa esta noche, que yo me llevo el de él, besos cariño.

-No te preocupes hermana a la noche lo tendrás allí "enterito" cielo.

He salido a despedirme de mi mujer, le he tirado un beso desde la puerta mientras se alejaba con "mi coche", al volver a la piscina he encontrado a mi cuñada en toples junto al agua (nunca la había visto en toples), que gusto verle las tetas, ¡¡uff!!, que melones más bien puestos!, me vio mirándola y dijo:

-Cuñado ¿a ti te importa que dore mis pechos al sol?

-A mí me da igual, estás en tu casa

  Siguió con "las tetonas" al aire y se tomó otro cubalibre, se fue animando y me dijo después:

-Cuñado, ¿te parecen bonitos mis pechos?

-La verdad es que tienes unas tetas preciosas, ¡harás unas buenas cubanas!

-¡Que ordinario eres!, ¡sé todo lo que le haces a mi hermana!, eres un guarro.

-No sabía que supieras tanto, ni que fueras contándolo, y guarro no, que tu hermana siempre quiera más.

-No debería haberte dicho que "sé" lo que haces a solas con mi hermana, perdona, ¡no se lo digas a ella, por favor, porque no confiará a en mí!

-Descuida será secreto.

-Siempre quiero que me cuente ella lo que hacéis, ¡desde que vivo sola me excita mucho "saber los detalles"!, ¿es verdad que se traga tu semen?

-Sí, si se lo traga y "con sed", pero me da vergüenza hablarlo contigo.

-Te entiendo, disculpa, ¡pero que excitante es lo que hacéis!, ¿Podemos tener otro secreto?

-Dime, ¡a ver que es!, que hoy te has soltado el pelo cuñada.

-Pues mira (dijo a la vez tiraba de su bikini hacia un lado, dejando ver su coño negro como el carbón), ¿te gusta?, ¡no te lo enseño para nada malo!, es para otra cosa.

-Cuñada, ¡claro que me gusta verte el coño!, pero follarte no sería una buena  idea, ¡tú lo sabes verdad!

-¡Claro!, como te he dicho es "otra cosa", no es una insinuación, te he enseñado mi coño para que veas que no lo tengo arreglado, que lo tengo, "salvaje de pelos", ¡quiero ser sincera contigo!, antes del divorcio me arreglaba el "felpudo del chocho" mi marido, ¡todas las semanas!, solo me dejaba "una rayita de pelos", ¡ahora se lo hará a la guarra esa!; yo no me lo toco hace un año, ¡bueno me recorto algún mechón largo, de vez en cuando!, solo recortes superficiales, me da tristeza pensar en recortármelo yo misma y no sentir unas manos masculinas "rasurándome" el coño, como siempre las he sentido "en mi", y eso te quería pedir, ¡que me arregles el chocho de vez en cuando!, pero sin que se entere mi hermana, ¿qué me dices?,¿te atreves?


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com