La cala

Por Nicolás López Moreno
Enviado el 11/06/2016, clasificado en Adultos / eróticos
5098 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

La cala quedó se fue vaciando hasta quedarnos solos, era una preciosa cala rodeada por pequeños acantilados que al subir la marea quedaba totalmente cerrada hasta la próxima bajamar de ahí que al estar terminando de subir la gente se fuera para no quedar atrapados, nosotros queríamos precisamente eso quedarnos solos y pasar la noche en la playa. El sol lentamente caía tu mirabas el bellos paisaje de un azul mar coronado de una blanca espuma que producían las crestas de las olas, yo miraba tu bello rostro sereno, relajado, te adoraba, sentía tantas emociones a la vez en tan bello marco.

Me levanté a buscar las ramas más gordas y secas de los arbustos que crecían en las rocas para hacer una buena hoguera donde tener algo de luz dentro de la intimidad que tendríamos al caer la noche.

Una vez encendidas nos tomamos de la mano era ya de noche, la hoguera crispaba y el ruido del mar nos sumergía en una música de amor como ninguna. Aparte tus cabellos de la cara y te di un beso profundo sincero, cálido como ninguno.

Fui tirando de ti hasta conseguir que te subieras encima mía, todo ello sin dejar de besarnos apasionadamente, al sentir tu cuerpo sobre el mío, mi pene comenzó a reaccionar, seguramente lo estarías notando, yo al abrazarte te pegabas más a mi hasta quedar casi fundidos en un solo cuerpo, mis manos te acariciaban la espalda y mis caderas empujaban hacia arriba para pegar mi sexo más al tuyo. Mis manos despojaban las tirantas de tu bañador hasta conseguir hacerlas caer, tus pechos saltaron al aire , tenía los pezones duros, comencé a acariciarlos mientras empujaba más contra ti mi pene, ya totalmente erecto, te levanté de encima mía y nos pusimos de pie, yo te terminé de quitarte el bañador que cayó a la arena dejando tu cuerpo desnudo delante mía, tenías unos pechos preciosos, un pubis poblado pero cuidado negro azabache, una caderas bien redondas pero delgadas, eras una Venus salida del mar. Quité mi bañador y salió mi pene erecto, hinchado delante tuya, tú lo mirabas y bajaste la mano y comenzaste a acariciarlo, yo comencé a tocar tu sexo, a la par nos tumbamos en la arena uno al lado del otro, tú jugando con mi pene y yo acariciando tu clítoris.

Empezaste a jadear y eso repercutía en el ritmo que le ponías al meneo de mi pene. yo te tumbé completamente y abrí tus piernas dejando delante mía el manjar de tu sexo, acerque mi boca hasta él y comencé a recorrerlo con mi boca cerrada solo rozando mis labios por la raja, de arriba a abajo luego saqué mi lengua y la introduje en una húmeda vagina, adoraba hacer eso, comencé a hacértelo con la lengua como si fuera mi pene, tú te retorcías y jadeabas, mi nariz rozaba tu clítoris estimulándote aún más si cabía, comenzaste a llegar al orgasmo apretando mi cabeza contra ti. Te corriste inundando mi boca con tus jugos que yo bebí disfrutando de tan delicioso manjar.

Me levanté y me tumbé a tu lado, tú aún te recuperabas del orgasmo , pero enseguida tomaste mi pene y comenzaste a menearlo, yo me dejaba hacer, tú te levantaste y te sentaste encima mía , te frotabas contra mí, mi pene quedaba justo en tu raja, tú te frotabas fuertemente, yo comencé a jadear , pero tú también te habías recuperado del primer orgasmo y buscabas ya el segundo.

Te movías de adelante a atrás , el placer nos inundaba por todo el cuerpo, cuando estábamos ya apunto levantaste la pierna y te la colocaste en la entrada de tu vagina poco a poco fuiste sentándote introduciéndola totalmente en ti. comenzaste a hacerlo fuerte y rápidamente yo que estaba a punto comenzaba a notar como mi semen iba a salir en breve, tú ya te estabas corriendo con apenas unos golpes, te dije: "me vieneeeeeeee, me corrooooooo", tú te levantaste enseguida mientras te corrías te ponías mi glande encima del vello, comenzó a salir la leche que tu ponías con avidez en ti, me la meneabas para sacarla toda y ponértela, una vez que salió hasta la última gota, te tumbaste al lado mía y me abrazaste, me besaste en la boca y me dijiste: "Te quiero", así quedamos dormidos todo el resto de la noche.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com