Exhibicionismo (parte 2)

Por oscar
Enviado el 15/06/2016, clasificado en Adultos / eróticos
2641 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Si tuviera que escribir sobre como transcurrió nuestra semana después de esa experiencia, pasaría a ser, en vez de un relato, una novela…y creo que no es la idea. Además, no creo que sea muy interesante para los lectores leer la descripción de escenas de sexo entre una pareja enamorada como somos Licet y yo. Creo que a la mayoría de los lectores nos interesa leer sobre el morbo que nos producen los casos de infidelidad, el exhibicionismo, el voyeurismo, el placer de compartir a una pareja, etc.
Sólo diré que esa noche a la salida del boliche y después de coger como desenfrenados en la rambla de Montevideo, Licet fue desnuda en el auto y a la vista de quien quisiera mirarla…y esta vez fue ella la de la idea, y no yo, el “morboso” de su marido, jaja.
Por fin llegó el sábado y cuando nos empezamos a aprontar para volver a nuestras andanzas, le pregunté a Licet:
-estás segura no?
-si…me quiero coger a ese macho…
Licet fue siempre una mujer muy caliente y disfrutaba del sexo intensamente, pero haber destapado esa faceta de mi mujer y que me llegara contestar eso, más que sentimientos encontrados, me producía una excitación muy grande.
Calzas color beige, estampada con flores rojas y verdes, de una tela muy fina. Le llegaba a la mitad de la cadera, de tal forma que dejaba ver como unos 20cm de piel, ya que se había puesto una camisa corta cerrada adelante solo con dos botones, sin sostén, de tal forma que se notaban espectacularmente bien pero con discreción sus hermosas tetas que no son grandes…pero divinas. Arriba una camperita de cuero marrón y sandalias bajas…belleza total!
Así estábamos ya en el boliche, mirando para todos lados a ver si veíamos al “desconocido”, recostados en la barra tomando algo. Lo vimos acercarse de lejos…a Licet le brillaban los ojos y a mí me latía el corazón aceleradamente.
(D)- que linda está la barra!
(L)- holaaa
Me asombró que Licet se estirara y le diera un beso en la boca…pero bue
(O)- espero lo digas por Licet y no por mí…jajaj
(D)- en realidad lo digo por la belleza de ella y por la buena onda de la pareja…jajaj
Tras unos segundos de silencio, me pidió permiso e invitó a Licet a bailar en la pista. Hice un ademán de: “adelante” y les dije que no se alejaran, que los quería ver.
Después de una sonrisas y unas palabras, los vi bailar abrazados como si se tratara de una pareja de enamorados, pero en realidad, eran una pareja deseosas el uno del otro, calientes, deborandose con cada una de las caricias que se hacían…le acariciaba la cintura, subía las manos para meterlas por debajo de la camisa y acariciar la espalda desnuda de Licet…sus bocas se separaban sólo para tomar aliento…vi como bajó una de sus manos y acariciaba la cola de Licet, primero delicadamente, pero luego con ambas manos, se prendió de las nalgas y la atraía hacia él como para estar aún más pegados. Imaginaba como sentiría Licet la pija de ese hombre totalmente parada apretada contra ella…mi excitación era imponente y casi instintivamente me empecé a tocar por encima del pantalón. Me estaba masturbando por ver a mi mujer con otro!
De pronto veo como, con sus dos manos, baja la calza de Licet hasta un poco más allá de la mitad de su cola…ahí me di cuenta que no llevaba nada abajo, ni siquiera esas diminutas tangas que usa. Le había dejado el culo al aire y cualquiera la podía ver. Licet, con mucha suavidad volvió a poner la calza en su lugar y tras algunas carcajadas se acercaron a mí.
“hubieran seguido…el espectáculo era maravilloso…jajaj” – dije al verlos acercar.
(D)- nos contuvimos porque vamos a terminar presos…ajaj
(L)- vamos a fumar afuera?
(YO) – creo que mejor nos vamos…no les parece?
Mirándose y mirándonos con ojos cómplices, nos fuimos los tres del boliche, presintiendo más o menos como iba a terminar la noche…
Como nosotros habíamos decidido no ir en auto y nuestro “desconocido” tampoco para no tener riesgos después de haber consumido alcohol, pedimos un remise.
Yo obviamente me senté adelante y la “parejita” atrás.
(D)- vamos a casa a tomar un café quieren?
(L)- obvio exclamó Licet!
Yo me sonreí y pensé, jamás pensé verla así por otro, pero bueno, es lo que yo quería, así que a disfrutarlo.
Conversaba no sé qué cosas con el chofer, mientras ellos dos atrás eran puro arrumacos y caricias.
No sé si el chofer se dio cuenta, pero yo vi como Licet le acariciaba el bulto al “desconocido”…dejé de hablar y me puse de costado para mirar…de a poco fue desprendiendo el cinturón y bajando el cierre del pantalón, metió su mano dentro y sacó una pija que se veía a punto de estallar, se inclinó, pasó la lengua por la cabeza, le dio un par de besos y se la metió en la boca, la chupaba como si fuera la mía!...como si no lo fuera a hacer otra vez…acompañando todo con pequeños suspiros y quejidos de placer…a la vez él le acariciaba las tetas ya totalmente descubiertas y se inclinaba para chuparlas y lamerlas…
Llegamos a nuestro destino…un edificio de apartamentos en pleno barrio de Pocitos. Nos bajamos del auto, le pagué el chofer, el cual me agradeció con una sonrisa…”que tengan suerte…disfrutren”
Mientras el “desconocido” abría la puerta del edificio, Licet se acercó a mí, me dio un beso y me dijo:
“te gusta sentirme gusto a pija en la boca amor”?

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com