Al final ¡Me folle a mi cuñada! (Final de la trilogia)

Por T.ahotlo
Enviado el 29/06/2016, clasificado en Adultos / eróticos
10147 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Cumplí mi palabra y al terminar me fui a la ducha con mi pene estorbándome al andar, (como si arrastrara oculto un salchichón escondido del supermercado).

 

Esa noche me masturbé en la cama, pensando en ella, después de correrme ella no cesó a dar vueltas en su cama, cuando antes de mi paja no se movió; me dormí y desperté a la cinco de la madrugada otra vez empalmado, ¡tenía que verla desde la puerta!

 

Me asomé a su habitación y la encontré desnuda sobre la cama, y dormida. Con la luz del pasillo resplandecía su coño recién afeitado.

 

El siguiente día era sábado y no trabajábamos ninguno de los dos, hablamos por teléfono con mi mujer, que seguía en Londres, mi cuñada le dijo que estaba siendo buenísimo.

 

 

 

Ese sábado fue especial, comimos en el patio junto a la piscina, reímos y hablamos los dos, después de la comida vimos una película en el interior, ¡otra vez tormenta!, ¡y otra vez en el mismo sofá!, parecía que el destino quería repetir.

 Mientras yo tomaba un té ella se zampo "tres cubalibres".

 La película era "un mojón", pero ella tenía su cabeza apoyada en mi hombro y eso "me hacía tanto bien"; ya no tenía ninguna duda.

 

¡¡Quería follarme a mi cuñada!; ¡si o si!!

Entonces decidí no esperar, tenía que rematar su coño.

 

 

Su camisón corto de verano dejaba ver sus muslos, firmes y apretados, entonces le hablé.

 

-Cuñada ¿te he dejado bien el recorte?

 

-Muy bien, de verdad, pero con el cloro de la piscina lo tengo irritado, sabes.

 

-Yo tengo una crema especial para pieles irritadas, "sin alcohol", para después del afeitado, ¡es de marca francesa!, y hace efecto al instante, ¿te la traigo cuñada?

 

-Si por favor, tráela.

 

Cogí la crema y bajé las escaleras y al entrar al salón le pregunté.

 

-Cuñada si quieres te doy yo la crema que se untarla muy bien, ¡total ayer te lo pelé otra vez!

 

-Vale pero, como el recorte " sin maldad"

 

-Lo intentaré, le respondí.

 

-Cuñada siéntate en el filo del sofá, y pon los pies en el filo también, será la mejor posición.

 

Se desprendió de su pantalón del pijama y se sentó. Levantó las piernas y con sus dos pequeñas y delicadas manos bajo sus bragas color negro hasta los tobillos; y después las tiró al suelo, dejado a la vista aquel manjar,  "y mirándome a los ojos abrió las piernas más y me dijo".

 

¡Úntame!

 

Me arrodille delante de ella y me eché un buen puñado de crema en mi mano derecha, la restregué contra la izquierda y comencé a untar.

Pasé la mano por aquel coño carnoso, "sin mirar nada más"; hice bailar aquel "bollo suizo" con mi mano "con rabia", después impregne su ano y su pubis, ¡estaba empalmado!, ¡como nunca!, ¡yo era un toro!

 

Tanta pasión puse que incluso metí mi mano en su vagina; ella en pocos minutos comenzó a jadear y me apartó con los pies diciéndome ¡¡No!!

 

-Lo siento cuñada por darte la crema con tanto ímpetu.

 

-Cuñado no es eso es que  estaba a punto, de correrme y no quería, que fuera así.

 

 

Cuñada, ¡una de dos!, o cojo mis maletas ahora y me voy a mi casa, y cuando llegue tu hermana se lo cuento "todo", ¡pase lo que pase!

 O acabamos aquí lo que empezamos, ¡desahogando este deseo!, para que no nos tenga en tensión; y después no lo hagamos más nunca más; ¡yo no puedo con esta tensión!

¿Qué contestas?, ¿Te follo como a una perra o me voy ya?

 

-Cuñado tienes razón, este juego nos está dislocando el sentido, lo mejor es que me folles para que este fuego se apague, yo tampoco puedo aguantar más, ¡¡fóllame!!

 

La cogí por las caderas y arranqué su camiseta del pijama, después le quite el sujetador sin desabrochar y agarré aquellas tetas de ensueño, grandes y firmes.

 

Después le hice ponerse de rodillas allí en el comedor, con la espalda doblada y su imponente culo mirándome con su " único ojo"  que estaba ya "solo entornado" bajé mi cabeza y le di mordiscos en los cachetes como un animal, después chupé "el ojo de su culo", ¡horadando con mi lengua!, y bajando después hasta su coño, ella daba gritos como una posesa, alzando más su culo para mí.

 

Me quité el pijama y sin miramientos le metí mi polla dura como el mármol en el ojo de su gran culo, ¡con ímpetu!, entró apretada, ¡¡ pero le entró!

 

Comencé a meter y sacar haciendo que su ano "hiciera ruidos" y se dilatará del todo, patinando mi pene sin resistencia, ¡que placer follar su culo!, ella daba alaridos ya.

 

Saque mi polla, y ella cayó de lado arranada, la cogí de un puñado y la lleve al dormitorio de ella, ¡la tire en la cama y me hociqué en su coño devorándolo!

 

Me subí encima de ella y mientras la besaba en la boca, con una mano acaricié su coño, dándole pellizcos; acerque mi pene duro y grande a su coño y lo metí hasta el fondo, ¡lloré  al sentir su calor!, comencé a darle embestidas muy intensas, ¡la cama se quería desarmar!, crujía y se zarandeaba, mientras el cuerpo de mi cuñada se mecía al compás de mi polla.

 ¡Bailaban sus tetas!, acelere y ella se corrió tres veces empapando la cama como una perra en celo, cuando ella notó mi pene tensarse para escupir mi esperma dentro, ¡me agarró por el culo con sus piernas!, y apretó.

Mi leche fluyó como un chorro continuo, sin parar, ¡jamás había soltado tanta leche!, ¡cuando aún salía un torrente de mi polla!, de su coño se escapaba ya por los lados empapando a mis huevos por fuera.

 

Ya hace un mes de aquello y no hemos vuelto a repetir, la tensión sexual cesó, y comenzó otra tensión.

Ahora esperamos la prueba de embarazo con ansiedad.

 

               © TAHOTLO  28 de junio de 2016

Chao..

Fin del relato y de la serie de tres


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com