Racimo de uvas

Por ego
Enviado el 29/06/2016, clasificado en Poesía
225 visitas

Marcar como favorito

Tac! Tac! Tac!

No recuerdo bien

Ese sonido

Pero estoy seguro

Que era un

Tac! Tac! Tac!

Que hacía nacer

El viento.

Salía del manantial

Espumoso de tus ojos

Y descendían

Como racimos de uvas

Embriagando la serenidad.

 

Estabas ahí

Ahí, en el monte de la piedad

Y yo! Donde estaba yo.

Escondido en el frio

Vientre, nadando

Entre un lago de sangre

Y de nuevo el

Tac! Tac! Tac!

Retumbaba los cristales

Opacos y marchitos.

Sentía el temblor

Y hoy el pánico

Como la melodía

De una antigua citara.

 

 

Un minúsculo minotauro

Confesor de tus delineadas curvas

Te dibujaba como un racimo de uvas

Mostrando sólo el claustro

De tu infinita belleza

Dios de la naturaleza

Venus y madona

Mira y perdona

A este ingrato

Que no es grato

Esté infierno

Que se palpa duro y eterno.

Y el tac! Tac! Tac!

Dejo de sonar.

 

Diego cortés.

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com