Desconocidos (FIN)

Por Nomi
Enviado el 08/07/2016, clasificado en Adultos / eróticos
5771 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Él no se lo pensó dos veces. Me agarró de la muñeca y tiro de mí hasta el callejón que había detrás del bar, junto a la camioneta de Javier nadie nos vería. Cuando estábamos fuera de la vista de cualquier transeúnte nuestros labios se juntaron como si fuera una necesidad vital. Aquella situación no había hecho más que excitarme desde que le vi tan lanzado. Y el parecía no necesitar más para empezar a jugar.

 Metí mis manos por debajo de su jersey y le arañe suavemente los costados hasta llegar al borde de sus vaqueros. Una de sus manos comenzó a tirar de mi falda hacia arriba y la otra se sumergía por debajo de mi blusa, sin dejar nada sin acariciar. Cuando la falda ya estaba por mi cintura cogió mis manos y las puso contra una de las paredes del callejón, y con su cuerpo fue aprisionándome contra el frio ladrillo. Fue metiendo despacio su mano libre dentro de mi ropa interior.

-          Um, qué mojada estas.- Con el dedo corazón comenzó a hacer círculos sobre mi clítoris. ¡Qué manos! Poco a poco, haciéndose de rogar, sin dejar de mirar la desesperación que se dibujaba en mi cara me introdujo un dedo, y después otro. Y otro. No podía parar de gemir. Me estaba volviendo loca. Saco la mano de mis bragas y metió los tres de dos en mi boca mientras pegaba su erección contra mi estomago. – Te voy a follar como no te ha follado nadie en tu vida guapa.

Se agachó frente a mí. Me arrancó las bragas de un tirón y apoyó mi pierna sobre su hombro. Sentía su aliento sobre mí, allí donde habían estado sus dedos segundos antes. Su lengua no tardo en rozarme, y ese primer contacto hizo que me estremeciera. Apretaba su lengua contra mi clítoris y a veces simplemente lo rozaba. Sus dedos volvieron a penetrarme. Y cuando una oleada de calor subía hasta mi pecho, cuando ya casi había alcanzado el orgasmo, repentinamente paro.

-          No pares por favor. – Gimotee

-          Tranquila, que ahora viene lo mejor.

Sacó un condón de bolsillo, se abrió la bragueta y bajo sus pantalones y calzoncillos lo suficiente como para que su miembro quedará libre de cualquier atadura. Se coloco el condón, me cogió de los muslos y me alzo, a lo que instintivamente respondí rodeándole las caderas con las piernas.

-          ¿Preparada cielo?

Coloco su glande contra mí, acariciándome con él, haciendo la espera más larga. Fue entrando poco a poco, como pidiendo permiso mientras nos besábamos. Cuando la tuve entera dentro de mí se escapó un gemido de placer de lo más profundo de mi garganta que debió interpretar como una invitación para seguir, porque aumento el ritmo, haciendo las penetraciones casi envestidas. Estaba tan excitada que no me importo rozarme contra los ladrillos de la pared. No podía pensar en otra cosa. Aquel tipo estaba llevándome a otro mundo. Cuando se corrió entre espasmos y saco su miembro pensé que me dejaría a medias. Por suerte me equivoqué. Volvió a agacharse y hundió su cara entre mis piernas hasta que me sobrevino el orgasmo y tuve que apoyarme sobre el por miedo a caer.

Nos recolocamos la ropa y cada uno salió del callejón en dirección contraria al otro. No recuerdo si me dijo su nombre.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com