La chica del puente (1ª parte)

Por constelación
Enviado el 06/07/2016, clasificado en Amor / Románticos
481 visitas

Marcar como favorito

El amor... qué significa... ¿realmente existe?

Hola, me llamo Kristian y acabo de romper con mi prometida... Una chica perfecta que tiene una vida exitosa como licenciada en medicina, dulce, cariñosa, atenta y escandalosa. ¿Que por qué lo hemos dejado? Muy sencillo, no nos queremos. Todos los días son iguales, llenos de mentiras e infidelidades.

Camino por la calle algo despistado y torpe, cargado con una mochila donde están mis ropas y mi música. Sí, ella me ha echado de su apartamento, realmente no entiendo cómo podía seguir fingiendo que no pasaba nada. Ahora debo pensar cómo contarle a mis padres que la amada prometida que eligieron para mí ya solo es una mera conocida del pasado.

Me paro en una esquina. Miro alrededor. Veo a la gente caminar despreocupadamente y fijo la mirada en un puente lejano más solitario. Me dirijo al puente y meto las manos en los bolsillos de mi pantalón pensando en muchas cosas. ¿Qué es el amor? ¿Qué sentido tiene la vida de la gente? ¿Quién...

- ¿Quién soy yo?

Levanto la mirada del suelo y veo a una chica apoyada en mi lado del puente, mirando hacia abajo, en el agua. Sigo caminando sin darle importancia hasta que me doy cuenta de que está llorando. Me paro.

- ¿Qué sentido tiene la vida?- entonces la chica empezó a subirse a la barandilla.

Corrí sin pensarlo y la agarré lanzandome hacia ella. Al final caimos violentamente en el suelo.

- Señorita, ¿está bien? ¿Qué pretendia hacer? Demonios...

- Solo quería ver mi reflejo más de cerca, ¿qué hay de malo en eso?- se levantó algo molesta. Su rostro mostraba unas grandes ojeras, unos ojos azules intensos, cabello rizado y pelirojo. Vestía unos vaqueros, una camisa sencilla azul, unos tenis muy desgastados y una bufanda roja.

- ¿Por qué llevas una bufanda en verano?

- ¿Ahora quieres cambiar de tema?- cruza los brazos aún molesta.

Me levanto del suelo algo dolorido y me disculpo con ella.

- Lo siento, de veras, pensé que... bueno, no importa. Si hay algo que pueda hacer para compensar mi insensatez... - la chica me mira de lado con una ceja en alto.

- Si es así... Invitame a un almuerzo - la chica inesperadamente sonríe con una mirada inocente.

- Ehm... de acuerdo. ¿Dónde quieres comer?- la chica mira hacia arriba pensando.

- Una cafetería cercana estaría bien.

- Entiendo, creo que sé de una que está solo a dos calles cruzando este río.

- ¡Genial!- la chica, animada, me acompañó durante todo el trayecto. Era algo incómodo ya que no la conocía de nada y habíamos permanecido en silencio.

- Es esta cafetería- ya habíamos llegado, así que entramos y nos sentamos cerca de uno de los grandes ventanales de la entrada- ¿qué vas a tomar?

- Aún no lo sé... - cojió el menú de la mesa y lo observó con los ojos muy abiertos- Tienen cosas muy ricas- deja de mirar el menú y me mira con ojos de pena- ¿puedo pedir lo que quiera?

- Sí, claro. Yo soy quien invita, ¿no?- entonces se rió y por alguna razón, esa risa hizo que el haberla invitado valiese la pena.

- ¿Qué van a tomar?- había llegado la camarera, parecía tener un mal día por el tono con el que hablaba.

- Para mí que sea un café- la camarera apuntó.

- Y para mí... quiero un bocadillo de tortilla, una tapa de calamares a la romana, un tapa de quesos, unos donuts para llevar y un batido de fresa, por favor- la camarera se quedó asombrada pero lo apuntó todo un tanto molesta. Yo me quedé mirándola sin palabras- ¿Qué? Dijiste que podía pedir lo que quiera...

- Ya, ¿pero no crees que te va a doler el estómago si te comes todo eso?

- Tengo mis razones... - se quedó mirando a un lado algo decaida hasta que vuelve la mirada sobre mí- Perdona por ser tan poco considerada- relaja su rostro- Mi nombre es Nayara- me tendió su mano.

- Yo soy Kristian- le estrecho la mano.

- Encantada- sonríe.

- Dime, Nayara, ¿qué hacías en ese puente?

- Nada, solo estaba pensando en cosas.

- Estabas llorando... ¿verdad?

- No, ¿qué dices?

- Te vi- ella enmudece de repente y baja la mirada- ¿Pasa algo malo? Tranquila, si hay algo que te moleste puedes contarselo a este extraño que te está invitando a un festín- le sonrío.

- Comprendo, bueno... en verdad, mi vida ha sido un desastre en estas últimas semanas. Para serte sincera, he tenido problemas con la familia.

- Si te consuela, yo también he tenido unas semanas horribles... Tengo una prometida que es licenciada en medicina y que es demasiado cariñosa.

- Vaya, felicidades.

- La dejé hoy.

- Oh... lo siento.

- No te preocupes, no la quería y todo su cariño se lo reservaba para sus amantes.

- Joder... lo siento- repentinamente siento su mano sobre la mía- No te preocupes Kristian, ella no te merecía ni tú a ella... además, ella se lo pierde, eres un chico muy guapo- me dio una gran sonrisa. Nos quedamos por unos instantes mirandonos directamente a los ojos sin decir una palabra más hasta que un plato interrumpió nuestra visión.

- Disculpen, aquí tienen su comida- la misma camarera desagradable podía importunar hasta en los momentos más mágicos.

- ¡Qué rico se ve todo!- sin inmutarse ni esperar, Nayara ya estaba engullendo la comida de una manera que jamás había visto- ¿qué pasa?- me dijo con la boca llena.

- Nada... es sólo que... no había visto a nadie que comiese con tanto entusiasmo. ¿Tenías tanta hambre?

- Ni te imaginas- dijo sin dejar de comer y con una gran sonrisa.

Cuando los platos y los vasos habían quedado vacíos pagué en la barra y salimos. Caminamos por un rato hablando de cualquier tema cotidiano hasta que volvimos al mismo puente donde nos encontramos.

- Bueno... me ha gustado este almuerzo. Te lo agradezco mucho.

- No lo agradezcas... no será nuestro último almuerzo ¿verdad?- la miré, intentando parecer un cachorro abandonado.

- No hace falta que pongas esa cara de pena, no te queda bien- se empieza a reír estrepitosamente- Claro que volveremos a quedar, si quieres... -sus ojos azules comenzaron a brillar. Esa mirada era única.

- Me encantaría... - me quedo mirándola como si estuviese hipnotizado.

- ¿Entonces quedamos mañana en este mismo lugar?

- ¿Eh? Cla... Claro, sin ningún problema. No estoy ocupado.

- Yo tampoco- sonrío- Bueno... supongo que debemos despedirnos.

- Sí... - nos dimos un beso en la mejilla aunque nos quedamos algo confusos porque nos pareció algo raro por el silencio que hubo durante ese breve lapso de tiempo- Adiós Nayara...

- Adiós... - me giré al escuchar su despedida y caminé decisivo hacia mi pequeño apartamento. Por extraño que pudiese parecer, me sentía más liberado y mucho más lleno que todo el tiempo que había pasado con mi ex prometida. Quiero conocerla más, solo espero verla de nuevo mañana.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com