El escritor y la chica del burdel parte 1

Por norahs otrebla
Enviado el 11/07/2016, clasificado en Intriga / suspense
275 visitas

Marcar como favorito

Estaba sentado frente al escritorio, la página en blanco y apenas con el inicio de "había una vez" aun no sabia que escribir, pensé en hacer un libro para adultos de espías, acción suspenso O una infantil, la idea es que aun no me venia nada a la mente, hasta que vi un cuchillo.Y empecé a escribir sin siquiera pensarlo dos veces:

- Había una vez una un enorme salón, en el se encontraba una mujer frente a un espejo..

Me detengo, y por un instante recuerdo que lo que estoy escribiendo no es tan solo un invento mi imaginación, es algo ¡más!, ¡ mierda! creo que ya empiezo a recordar, el cuchillo en mi mesa, la bella mujer en mis recuerdos

En mis sueños, una vez leí que las personas que sueñas son porque las has visto en algún lado, no puedes imaginar un rostro así porque así, empiezo a recordar....

Estaba en un burdel viendo a la mejor puta de la ciudad bailar, su nombre... Roxane Silvana, era un punto de belleza en una ciudad de mierda, de robos, injusticias, asesinos, y lo peor todo esto había expulsado la leí de este basurero, yo  era el escritor del  Periódico de la ciudad donde el director era un gordo ambicioso que solo quería dinero, si no vendía el periódico vendía noticias que le importara a los vendedores.

Seguía buscando un poco de inspiración, una musa para mis escritos, pero una noche de tantas, en las que me encontraba en aquel burdel, sentado viendo a Roxane Silvana moverse tan sensualmente alrededor de una barra de metal, con sus largas y sensuales piernas, su cabello largo y ondulado; tomando una copa de whisky barato.

Ahí, justo en ese momento cuando los ojos de aquella mujer, con su baile erótico se encuentran con los míos me doy cuenta de algo, que ella tiene la misma curiosidad que yo, conocer algo que esté fuera del alcance, algo imposible en un mundo donde todo era posible , suena ilógico pero eso era lo que sentía, viendo su cara de picardía me doy cuenta que quería algo, de pronto  quería que le pagara, pero aun así dominaba en mi cabeza la indecisión.

Si no tenía dinero para un buen whisky mucho menos para una buena puta. El público feliz, veía cómo se divertía tentándome a algo que simplemente deseaba pero estaba inalcanzable se sienta encima mio, coge sus pechos y me los pone en la cara, simplemente los beso y al parecer le gusta, se aleja de mi para atender a sus otros clientes pero antes me susurra al oído

-Cariño, nos vemos cuando acabe el show, te espero por la salida trasera-me pica el ojo y continúa en lo suyo.

Sigue bailando sensualmente, me siento un poco asustado, un poco intrigado, un poco de todo. creo que no se ni lo que siento. La curiosidad me esta tentando. ¿Que se supondría que debo hacer? ¿voy o no voy?.

Cuando detengo mi mente y dejo de pensar que hacer, noto que el show ha terminado, empiezo a buscarla por doquier, cuando logro encontrarla al lado de la puerta de aquella salida que da a un callejón oscuro, no puedo creerlo ya estaba esperándome, se ve mas linda sin ese antifaz que llevaba hace un momento, lleva un gabán color negro, su pelo suelto como siempre, ojos son grandes y tiene una mirada profunda.

Pago mis escasos y baratos tragos, llego y me dice, te estaba esperando, mucho gusto mi nombre es Andrea, ya sabes Roxane Silvana es mi seudónimo, al mirarla lo único que se me vino a la mente fue presentarme:

Mi nombre es Emiliano Cervera, soy  escritor

-Ah, así que eres escritor, me encanta leer,los escritores crean un mundo con tan solo un objeto, un recuerdo, una persona

Me gustaron sus elogios y me deje llevar, me invitó una copa en el bar que quedaba cerca a su casa, que por casualidad quedaba cerca de la mía, aunque nunca la veía, debe ser que ella salía cuando yo aun estaba en el periódico, entonces ella pidió dos anuska , por lo que veo tiene buen sentido del gusto para el alcohol

Me preguntaba por mi trabajo y yo respondía cada pregunta y cada ves que respondía miraba su cabello rojizo y sus ojos color mar

-bueno, basta de interrogarme. le digo y frunce el ceño. hago caso omiso a su gesto y continuo.
- ¿que haces cuando no estás en el burdel?

- trabajo en una tienda de mascotas.
sonríen un poco.
- y si tienes trabajo, ¿por qué trabajas en el burdel?.
por mi mente solo pasa el porque es puta, si tiene trabajo.
-jum... se lo que estas pensando, ¿porque si tengo trabajo, voy todas las noches a ese antro de mala muerte?, no soy puta, ¡sabes!, nunca me acuesto con ningún tipo, se que dejo que me toquen de vez en cuando, pero me pagan por eso, bailar y seducir a los hombres. Tengo dos trabajos porque necesito el dinero, mi mamá murió hace unos meses, debo cuidar a mis tres hermanos menores.

Me di cuenta que si tenía dignidad, me di cuenta que en verdad era ese punto de belleza en esta porquería de lugar, pide la segunda, tercera y cuarta copa

Ya el vodka de anuska me cogió, y al parecer a ella también

Simplemente me doy cuenta que no puedo aguantar, la miro con tanto deseo que creo que parezco estúpido y que ella solo quiere jugar conmigo.

Pero no, ella es la que empieza a besarme.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com