Noche sangrienta.

Por Fran Laviada
Enviado el 13/07/2016, clasificado en Terror
230 visitas

Marcar como favorito

Todos los habitantes del pueblo y sus alrededores, fueron avisados por el jefe de la policía local. Un loco muy peligroso se había escapado de un hospital psiquiátrico cercano. En su frenética huida, se había llevado por delante a un médico, dos enfermeras, un celador, al encargado de mantenimiento, al guardia de seguridad y a su perro. Se advirtió a los vecinos que cerrasen bien puertas y ventanas, y todos los poseedores de algún tipo de arma, sería mejor que la tuvieran cerca y en condiciones de ser utilizada en caso de necesidad. También se insistió mucho, para que a nadie se le ocurriera salir de su casa bajo ningún concepto, ya que de lo contrario, el riesgo de que aquella noche se pudiera convertir en una orgía sangrienta, era realmente elevado. No obstante, para calmar a los alarmados, a la vez que acojonados habitantes de la localidad, el señor alcalde, había pedido ayuda al prestigioso coronel, jefe de un cuartel del ejército cercano, y éste le garantizó que una compañía con sus mejores soldados (auténticos especialistas en el combate cuerpo a cuerpo, y curtidos en cientos de arriesgadas misiones, es decir, lo que viene siendo, unas auténticas máquinas de matar sin piedad, en formato humano), se iba a hacer cargo de la vigilancia nocturna del pueblo y sus alrededores. Los vecinos podrían estar tranquilos, tenían la palabra del condecorado militar, de que nadie iba a correr peligro esa noche, además un hombre solo, por muy elevados que fueran sus instintos asesinos, no tenía absolutamente nada que hacer, frente a un grupo de entrenados profesionales, que eran sus soldados, famosos en el mundo militar por su enorme capacidad y alto nivel de preparación. Y así fue, a la mañana siguiente, tal y como había prometido el coronel, ningún vecino del pueblo sufrió el más leve rasguño, sin embargo, no se pudo decir lo mismo de su compañía, aniquilada por completo durante una especie de espeluznante ritual nocturno, mezclado con un espantoso baño sangre, que dejaba a la vista el terrible espectáculo de ver los cadáveres de su tropa, teñidos de rojo, muchos de ellos descuartizados. Brazos por un lado, piernas por otro, vísceras desparramadas por el suelo, ofreciendo una imagen de horror que superaba a la película más sangrienta, que un director de muy retorcida y macabra imaginación pudiera rodar. No hay enemigo pequeño, y si además está loco...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com