La prima de mi mujer

Por PANED
Enviado el 11/08/2016, clasificado en Adultos / eróticos
7473 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Suena mi teléfono, del otro lado mi mujer para contarme que su prima venía a visitarnos.

Su prima que según yo recordaba no era la gran cosa, claro que yo la recordaba con 17 años una morocha , no muy alta y de cuerpo para nada llamativo; hoy tiene 24 años. Viene solo por unos días, llega el jueves temprano y se queda hasta el domingo. Yo solo pensaba en todas las cosas que tenia que dejar de hacer para poder atender a la PRIMA de mi mujer.

La terminal atestada de gente que salía o llegaba de viajar, no me gustan las multitudes.

Ahí esta, ahí viene, mírala decía mi mujer; cuando vi la hermosa mujer que se acercaba a pasos firmes en medio de tanta gente. Segura que es ella?? pregunté.

Se saludaron con mi mujer y cuando me toco saludar trate de no hacerlo pero la miré de pies a cabeza y le dije sin pensar: Esta hermosa PRIMA. Ella solo se sonrió y agradeció el halago.

Ese día tenia puesto una calza  que no escondía nada de su bello cuerpo ahora todo trabajado una cola hermosa y grande, por su blusa se dajaban ver una tetas enormes paraditas y duras. Hermosa la PRIMA morocha de mi mujer; parte la tierra.

De regreso, la lluvia nos acopañó todo el camino; - Mañana me tienes que llevar al trabajo me dijo mi mujer , - ok respondí mientras ellas seguían con su charla. Llegamos a casa y se había puesto muy muy frío.

Las dejé a las dos en casa, yo me fui a atender unos asuntos laborales de urgencia, regresé para cenar.

Cuando entré en la sala estaba ella (la PRIMA), parecía recién bañadita y con ropa mas de entre casa pero igual de insinuante, yo no podía dejar de mirarla y ella se dio cuenta y lejos de ponerse incómoda, se preocupaba para que en cualquier movimiento que ella hiciera yo la pudiese mirar, cenamos bebimos un poco de vino y como era tarde, mi mujer y yo nos acostamos a dormir, pero antes me la cojí pensando en su PRIMA.

A la mañana siguiente luego de dejar a mi mujer en su trabajo regrese a casa, hacia mucho frío, yo ese día no trabajaba, así que volví para seguir durmiendo, entré en mi habitación y en mi cama esta la PRIMA, dormida. Estaba por salir de la habitación cuando escucho que ella me dice ......- a dónde vas???

- A la otra habitación, respondí.

- Quiero que te acuestes aca conmigo, me dijo; me agarró de las manos y acercó hacia ella.

Ella estaba solo vestida con su  ropa interior y se puso de pie y me sacó toda la ropa; se sentó al borde de la cama y mi verga le quedó justo a la altura de su boca, muy dura para ese momento ya. La metió en su boca, toda la verga, la lamió, chupó... lamió, chupó. Saqué mi verga de su boca y la hice poner de pie y a mamar esas hermosa tetas duras redondas y perfecta con una mano le acariciaba su clítoris y con la otra le apretaba el culo, la PRIMA gemía. Nos tiramos en la cama, separé sus piernas y la comencé a penetrar lentamente por su vagina húmeda y caliente, entonces ella me agarró del culo y me llevó a metérselo hasta el fondo. La PRIMA gritó de placer. Ella empujándome del culo imponía y manejaba el ritmo de los mete y saca, no dejaba de gemir, estaba punto caramelo. Le saqué la verga y la puse a cuatro sobre la cama y la volví a cojer por la vagina, la serruchaba agarrado de sus tetas, ella me pedía que no pare, más adentro, más adentro me decía.

Yo estaba a punto de eyacular dentro de su vagina cuando ella me dice, házme llegar por favor!!!! bajé un poco la velocidad de los empellones pero la PRIMA no dejaba de gemir y emitir gritos hacia su interior, y aumenté el ritmo nuevamente. Yo eyaculé y sentí su calor correr sobre mi verga. Lamí y chupé su concha y ella chupó mi verga, la lustró.

La agarré por la espalda de nuevo y a cuartro le metí mi verga por el culo a la PRIMA. Ella me pedía que no me detenga que la entre y saque me acabas de romper el culo me dijo, pero no pares, acaba dentro de mi culo. La PRIMA se movía a un ritmo que variaba de acuerdo a su calentura parece, eyaculé de nuevo bien dentro de su culo pero ella seguía goteado por su concha. Le saqué mi verga y nos dormimos un par de horas creo...

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com