Miserable protección

Por yimnoi
Enviado el 19/07/2016, clasificado en Microrrelatos
176 visitas

Marcar como favorito

Como a Jonás se me tragó una ballena de pelo castaño y no muy alta, allí anduve mucho tiempo entre sus protectoras costillas, sintiendo que nunca estaría preparado para salir, mi piel se volvía cada vez más pálida y solo conseguía dialogar con migo mismo. Quizás la mejor manera de darte cuenta de que eres capaz de hacer algo es sentir primero que no puedes. Abandonaré estas entrañas en la más inmediata y próxima expiración, y una vez fuera, si fallo cosa muy probable, sentiré el sol, el viento, hablaré y romanaré en el mundo de los vivos.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao