"Más allá de las estrellas" Parte 07 de 09.

Por Leonardo Saldívar M.
Enviado el 24/04/2013, clasificado en Fantasía
753 visitas

Marcar como favorito

que nacimos… Dejemos que… Nos persigan… Necesitan tiempo para… Aprender a vivir… Sin los dos… El Universo está construido, con detalles para… Tú y…

 

-              Yo.

 

-              ¿Eh?

Había escuchado una voz, un canto, pero no había nadie. Nadie.

-              Estoy yo.

 

-              No te escondas… -Con la voz nerviosa respondí-

 

-              No estoy escondido…

 

-              ¿Entonces, dónde estás?

 

-              Aquí.

 

-              ¿Aquí donde?

 

-              Zael, me tienes muy cerca.

 

-              No me asustes… Tengo miedo…

-              Algunos tienen miedo de encontrarme…  O de sufrir por mí…

 

-              No te entiendo… Dime…

 

-              Me buscan, me encuentran, los encuentro, vienen o se van… No tengo un cuerpo en específico, tampoco un sexo ni una edad… No soy un sentimiento… No… La gente no lo entiende ni me entiende… Utilizan mi filosofía para hablar pero no para actuar…

 

-              Creo saberlo…

 

-              No… No soy la imaginación…Tampoco soy Dios.

 

-              ¿Puedes leer mi mente? ¿Quién eres?

 

-              Soy el Amor…

 

-              Pero si eres el Amor, ¿Por qué no te muestras ante mí?

 

-              Lo voy a hacer… Es por eso que quiero presentarme…

 

-              Pues… Puedes hacerlo.

 

-              No, Zael, no hablo de eso…

 

-              ¿Entonces?

 

-              Quiero que sepas que existo, que soy real.

 

-              Tengo Amor con mi familia y amigos, eso lo sabes…

 

-              Lo sé, y agradezco que lleves mi nombre en alto con ellos… Pero, Zael, te he visto varias veces, he visto las lágrimas que has derramado, tanto por ti como por otros…

 

-              Quiero preguntarte algo…

 

-              Hazlo.

 

-              Si tú existes… ¿Por qué dejaste que me rompieran el corazón? A mí y a todos… ¿Por qué? Si se supone que eres bueno, y das felicidad.

 

-              Zael, yo no lo hago… Son las personas… Como te dije, algunos me aceptan, otros no… Los que actúan junto a mí son los de corazón verdadero y valioso.

 

-              No, tú  no eres real…

 

-              Claro que lo soy.

 

-              ¡El mundo está horrible! ¿Qué no lo ves? ¿Por qué no le ayudas?

 

-              Las personas no me quieren, prefieren otro tipo de cosas…

 

-              Pero si dicen que eres el sentimiento más fuerte…

 

-              No soy un sentimiento, soy un complemento, algo que no todos pueden sentir, pero que completa sus vidas, entiende, Zael… ¡Sólo puedes amar si quieres amar!

Yo soy para todos, pero no todos me aceptan en sus vidas.

 

-              ¡Hay gente que ruega por ti! ¡Por que les ayudes!

 

-              No, Zael, no ruegan por mí, ruegan conmigo… ¡Yo los impulso!

Entiende, por favor.

 

 

-              No puedo… No puedo entender…

 

-              Zael, es fácil… Todos pueden amar, no todos quieren.

 

-              Bueno… Y… ¿Por qué me llamaste? ¿Para qué me trajiste aquí?

 

-              Gracias por preguntarlo, te lo diré.

Yo, desde que supiste de mí, quise llegar a tu vida…

 

-              ¿Y por qué no lo hiciste?

 

-              ¿Todavía termina tu vida?

 

-              No.

 

-              ¿Entonces?

 

-              Está bien…

 

-              Bueno, como lo dije… Yo he visto tus experiencias, tus felicidades y tus tristezas… Sé cómo ha sido tu vida, conozco todo de ti, lo he pensado y he llegado a una conclusión, es momento de que encuentres el amor verdadero.

 

-              Pero, ya te encontré, estás aquí conmigo.

 

-              Acabas de decir que no existo, pero estás hablando conmigo… ¿Entiendes?

 

-              La verdad… No.

 

-              Aun que no lo quieras aceptar, sabes que existo, ese es el comienzo, debes de creer en mí para poder encontrarme… Pero hay otra cosa aún más importante.

 

-              ¿Cuál?

 

-              Creer en ti, ya lo has hecho.

 

-              ¿De verdad?

 

-              ¿No lo sientes? Te ves más seguro que hace algunos años, te ves mucho mejor.

 

-              Pues… Gracias.

-              Y como dije, debes creer en ti y en mí para que esa persona aparezca…

 

-              Haber… ¿Quieres decir que “El amor de mi vida” si existe?

 

-              ¡Pero claro que existe!

 

-              ¿Y por qué no ha llegado?

 

-              Zael… ¡Te lo acabo de decir!

 

-              Oh cierto, jeje… Perdón.

 

-              Y pues, esa persona llegará a ti, y tienes que estar listo, debes abrir tu corazón, limpiarlo, no cerrarte y sobre todo, no tener miedo de enamorarte.

 

-              Ya no tengo miedo de hacerlo, sabes mi historia, me conoces.

 

-              Lo sé, y es por eso que he decido manifestarme ante ti, avisarte que debes estar listo.

 

-              ¿Y quién es?

 

-              Yo sé, conozco su cara, su nombre, su apellido y su edad.

 

-              ¡Dime!

 

-              No, eso no puedo… Además… Perdería el encanto… Recuerda que puedes enamorarte de quien menos lo esperes.

 

-              Entonces de la persona que me enamore… ¿Será el amor de mi vida?

 

-              No exactamente, dije que conocerás y tendrás al amor de tu vida, pero nunca dije cuando.

 

-              ¿Y si llegan muchas personas?

 

-              Alguna de ellas será…

 

-              Jamás pensé que esto pasaría…

 

-              ¿Qué?

 

-              Todo esto… El pájaro, las estrellas, la Luna… Cantil… Tú…

 

-              Zael, todo esto son señales para el futuro, todo.

 

-              Reflexiona e imagina, todo esto es una señal de algo que pasará, cada detalle, cada sueño…

 

-              Hablando de sueño… ¿Por qué soñé eso?

 

-              No lo sé… ¿Será alguna señal?

 

-              Pero… ¿Él?

 

-              ¿Quién?

 

-              El que salió en mi sueño… Aram.

 

-              ¿Quién es Aram?

 

-              Alguien que salió en mi sueño… ¿No lo recuerdas?

 

-              No, yo me refería a otro sueño. Aunque en ese sueño también estaba yo.

 

-              ¿En dónde?

 

-              En el árbol… Era yo.

 

-              Claro que sí… Es por ello que en las hojas que estaban clavadas ahí decían “Siempre estaré en tu vida”

 

-              Pero… ¿El amor, o los árboles?

 

-              Los dos… Me representé en un árbol, ya que tenemos muchas semejanzas.

 

-              ¿Cómo cuáles?

 

-              Pues… Somos fuertes y damos mucho con sólo pedir poco… Damos frutos que la gente puede tomar libremente, damos sombra, regalamos oxígeno y le damos belleza a los bosques… Es lo mismo que… Dar sentimientos para compartir, dar apoyo, y belleza entre los hombres.

 

-              Jamás lo había pensado… ¿Estarás siempre conmigo?

 

-              Siempre y cuando me des agua, es decir… Me alimentes con acciones, así te daré amor para dar y recibirás amor de los demás.

 

-              Suena algo cursi…

 

-              No lo veas así, aun que… Así sea.

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com