EL ARTE DE SER ABOGADO

Por Carmen Andrey
Enviado el 04/08/2016, clasificado en Humor
331 visitas

Marcar como favorito

Siempre me he sentido un incomprendido. Pertenezco a una gran familia de artistas, soñadores, bohemios, transgresores y apolíticos a más no poder. Y yo … decidí ser abogado.

A mi madre, actriz retirada, me la gané cuando le pedí, en una de sus tardes ociosas, que ensayara conmigo un interrogatorio fundamental para mi primer juicio.

“Tengo coartada para la noche del crimen”. – Dice muy afectada, mientras se enjuga una lágrima. Aún no me ha dejado preguntarle nada.

Con mi padre, productor de obras teatrales, fue muy fácil. Sólo necesité pronunciar “beneficios fiscales” y “subvenciones” para metérmelo en el bolsillo.

A mi hermana, presidenta de una asociación de jóvenes diseñadoras, le dejé que experimentara con mi toga. Vale, quizás la ha entallado demasiado. No importa, su efusivo abrazo no deja lugar a dudas. Una menos.

La más dura de pelar ha sido mi abuela. Nunca hubiera deseado para su nieto (ni para su peor enemigo) una profesión tan (cito textualmente) “poco creativa, aburrida y tradicional”.

Aquel día en el que, a pesar de días enteros de ensayos con mi madre e interminables noches sin dormir preparándome el guión del juicio, el pánico escénico hizo que tuviera mi primer fracaso profesional, mi abuela pensó que mi profesión sí era digna de la familia. Con una sonrisa complaciente me aseguró: No te preocupes hijo, “the show must go on”.  


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com