EL PROFESOR Y LA ALUMNA (LOS FELICES 30) 2

Por LIZ
Enviado el 17/08/2016, clasificado en Adultos / eróticos
4832 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

-Quítate los pantalones y la ropa interior-Me dice serio

-Ya?- Le pregunto algo nerviosa

-Si ya!-Dice tajante

 

Le obedezco acomoda el sofá color tabaco cerca de la cama donde ha colocado el platón con la comida, me sienta  cerca de la orilla dice que abra las piernas lo más que pueda, él se pone enfrente de mí se inclina  me acomoda las caderas y yo abro las piernas al máximo, ofreciéndome a él.

-¡Come!- Ordena

Pone un pedazo de queso en mi boca para luego desaparecer entre mis piernas, su lengua comienza a moverse entre  mi vagina, jadeo no lo puedo evitar intento comer pero su boca me hace perderme el placer, me ordena que coma mientras  sigue la rica tortura entre mis piernas, las piernas se me tensan, tiemblan le clavo las uñas al respaldo del sofá, necesito aferrarme de algo, la espalda se me arquea y todo el cuerpo se me va a llenando de sudor, el primer orgasmo llega las piernas se me cierran ,come dice insistente cuando se separa de mi cuerpo, va mordiendo mis muslos, su lengua me recorre, hace círculos sobre el clítoris ,una y otra vez yo como un poco de jamón, muerdo un pedazo de queso manchego, el vientre me arde  cunado su lengua me penetra llega un orgasmo tremendo, el cuerpo pide tregua no sabía que podía sentir tanto placer no así, no con esta intensidad.

Su voz en mi cabeza me excitaba aún más; ¡come! Escucho en mi interior y lo hago lo mejor que puedo, me llega un orgasmo más y es más intenso cierro los ojos y es como vernos desde el otro lado de la habitación si estuvieran grabándonos sería una de las escenas más eróticas, más deliciosas, ya no controlo mi cuerpo ni mis pensamientos, pierdo la razón con él pero hoy ahora aquí, me está enloqueciendo.

 

Termina y me deja en éxtasis vamos para la cama se recuesta me quito la blusa;  súbete! Me dice y yo lo hago, acomodo su pene lento entre mis muslos esta justo en mi entrada  me voy bajando y entra de manera fácil estoy muy lubricada, mis caderas toman un lento vaivén lo disfruto tanto así, lo veo, amo sus ojos clavados en mí, es como si su memoria de pez quisiera  guardar la imagen de mi rostro disfrutando de todo lo que me hace, de todo el placer que sabe que me da.

Toma una botella  de  cerveza y derrama un poco sobre mi pecho mojando mi bra, acerca su rostro y lame, es tan excitante que me hace gritar, mi vagina se contrae, aprisionando su pene, repite  el acto dos veces más ,gimo sin parar, mi cabeza da vueltas me bajo de sus caderas, pone un poco de cerveza sobre su pene y lo inevitable es lamerlo, chupo el líquido que corre por sus pene ,sus testículos, estoy perdida lo se podría tener un orgasmo  haciendo esto, pero me separa de su cuerpo, se levanta quita las almohadas  dejando al descubierto  la cabecera que por supuesto es un enorme espejo ,eleva mis caderas y entra en mi jadeo al sentirlo dentro, se mueve rápido, toma fuerte mis caderas grito, no lo puedo contener, le veo por el espejo, su brazo me rodea el cuello arqueándome la espalda.

-Mírame, mira cómo te penetro quiero que guardes esta imagen, como te ves, como me veo entrando en ti, estando en tu interior, recuerda esta imagen ,yo sobre ti,  desnudos, mira tu cuerpo, mis brazos, la tinta, guárdatelo en la memoria-Me dice y lo hago lo tengo ahora para siempre en mi memoria.

 

Me regala un orgasmo que me parte en pedazos, es demoledor tengo tantas ganas de llorar, de reír, de orinar, de desfallecer, de gritarle cuanto lo amo pero no puedo articular palabra, me tiene en  blanco siempre que me posee, tal vez sea así por siempre. Se me desploma el cuerpo y me da tregua  viene mi parte favorita lo que más adoro de él, se recuesta y me arrastra junto a él, abrazada a su pecho, sonriendo como una idiota, con el maquillaje más que arruinado, me abraza y besa mi frente.

-Yo no soy un 9.5- Me dice y hace que me ría  como una tonta.

 

Se levanta va a preparar el jacuzzi, come  y bebe un poco más, habla de lo de siempre, se tira en la cama y me da un regalo más, un libro de esos que le encanta darme, lo menos romántico de la vida pero me lo dedica ahí mismo, la frase me encanta pero sobre todo  que la tiene que corregir pues quería poner una idea totalmente distinta a lo que escribió, lo salva de manera inteligente.

-Yo estoy loco pero tú estas más loca porque estás conmigo-Dice jugando pero creo que tiene toda la razón, he perdido la razón desde hace casi dos años, pero me encanta.

 

 

Vamos al agua, está caliente pero deliciosa las burbujas relajan termino mi vodka, nos besamos quiere jugar logro que tenga una erección  , vamos a la orilla de la tina pone una toalla  para que me recargue sobre ella, me penetra lento un par de veces resbala sus dedos por mi ano dilata  pero no me penetra aun no, jugamos más en el jacuzzi quiero orinar, tengo unas ganas demenciales de hacerlo, no entiendo lo que siento, es placer no sé a qué potencia, quiero hundirle las uñas en la espalda pero no puedo, mi cuerpo explota, no sé cómo, no se veces, estoy mareada , el cuerpo me pesa toneladas, salimos del agua ,me acomoda en el respaldo del sofá, masajeando mi ano, ahora si lo haremos, lo hago yo me voy metiendo , dilatando para que entre, hasta que me invade, duele, no quiero que se mueva, quiero adaptarme, pero no me deja se mueve lento pero lo hace, me advierte que se correrá esta excitado le pido que lo haga, me muero por sentirlo, me embiste rápido un par de veces y termina, termina de forma riquísima.

-Ven vamos a bañarnos-Me dice con esa linda voz

Lo hacemos y vamos directo a la cama me abrazo a su pecho  y él nos cubre  con las sabanas,  dormimos,  profundo, rico, con las piernas entrelazadas, siempre que podemos dormir me gusta vele dormir, pero esta vez no pude hacerlo, me perdí entre sus brazos, no sé cuánto dormimos solo sé que fue delicioso.

Hacemos el amor una vez más después de dormir,  un final perfecto va al baño y yo enciendo un cigarro.

-Es un cliché de película, un cigarro después del sexo  no?-Me dice divertido.

-Tú y yo somos un cliché amor.

 

Nos despedimos en la esquina que da a mi apartamento, su lengua entra en mi boca y sus manos acarician mis mejillas.

-Siempre es un placer bonita, siempre, te veo mañana a las 6 pm?-Dice con una dulce voz

-Claro profesor, lo veré mañana-Respondo saliendo del taxi.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com