sobran las palabras

Por siempretuya
Enviado el 22/08/2016, clasificado en Adultos / eróticos
2403 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

-Ssssshhh… cállate!!- si no cierra la boca se la tendré que tapar. Quiero disfrutarla en silencio, quiero ver en su cuerpo que la excito, no necesito palabras. Me sobran.

-Vale…me callo- sólo quería que supiera cuánto me gusta sentirlo así…pero imagino que se nota sin necesidad de hablar. Puñetera manía mía de explicarlo todo con palabras…

¿Es que pensará que no veo lo que le hago? Desde que la he visto entrar he notado sus ganas de mí en sus ojos, en su forma de hablar, en su forma de tocar… Sé de sobra qué quiere y yo se lo voy a dar. Pienso regalarle horas de mí, de mí en ella, de ella en mí. Y me sobra lo demás.

Ahora que la tengo aquí, debajo de mí, sin otra opción que mirarme, oigo sin necesidad de palabras que me desea, tal vez más que cualquier otra cosa en el mundo ahora mismo. Si me esfuerzo un poco puedo oir como su sexo, que aún no he tocado, está ansioso por notar mis manos en él, me reclama…y lo oigo perfectamente.

Escucho a través de su respiración, agitada, entrecortada, su necesidad de que mi sexo se hunda en ella una y otra y otra vez…hasta que la haga estallar de placer. Hasta que se retuerza debajo de mí y yo no pueda más. Y para eso no necesito palabras que me lo confirmen.

Tampoco necesito palabras que me reafirmen la idea de que es mía, aquí y ahora. Ella no se ve, pero lo dice con su cuerpo, entregado, dejándose hacer…sin poner barreras ni censuras. Mía 100%, hasta las últimas consecuencias. Me sobran las palabras para esto, lo sé y punto.

Dentro de ella leo que es diferente, que engaña por fuera, no aparenta lo que es. Y tampoco necesito que me lo cuente, es una mujer diferente y tal vez ni ella lo sepa. Ahora que la tengo así, sometida, dominada, que yo soy el que ejerce el poder en este momento…me siento afortunado de poder disfrutarla sin reparos.

Y así, desde atrás, cogido a su pelo y a sus hombros, sin dejar de entrar y salir bruscamente de ella, me da lo que quiero, lo que necesito. Se deja hacer y sólo con eso y las vistas espectaculares de su cuerpo, de su piel erizándose, oyéndola gemir… me lleva a correrme como nunca. Como imaginé.

No quiero más palabras saliendo de su boca, me sobran. Es que, todo lo que ella me vaya a decir, ya me lo ha demostrado. Me sobran las palabras preciosa


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com