ULTIMO TESTIMONIO

Por Marimonias Quesque
Enviado el 21/08/2016, clasificado en Humor
265 visitas

Marcar como favorito

Hoy el testimonio lo voy a dar yo. Será mi último testimonio.

No voy a decir mi nombre. No lo creo necesario. Hace dos años terminé el grado en Publicidad y Marketing en una prestigiosa universidad privada. Lo completé con un máster de dos años igualmente carísimo y prestigioso. Para compensar a mis padres por el gran sacrificio económico realizado para darme una formación y un futuro, he buscado empleo y echado currículums en todas las empresas de este sector. Afortunadamente,  he encontrado un trabajo interesantísimo para complementar mi formación con la experiencia de trabajar en una multinacional de estudios de mercado. Os podéis imaginar mi gran satisfacción por semejante logro en estos tiempos tan difíciles. También ha sido una gran alegría para mis padres. No me pagan mucho porque me han contratado como becaria en prácticas, pero hay que empezar desde abajo. De momento me han dado la categoría de Trade Marketing Assistant, que no está mal. En concreto, mi responsabilidad es testar in situ las cualidades de una nueva bebida energética antes de que salga al mercado, para así enfocar de forma óptima la campaña publicitaria de la misma, detectando las cualidades del producto que los consumidores nos transmiten después de probar la bebida. Lamentablemente he observado que la gente, después de beberlo, no comentaba nada del refresco, sino que daban rienda suelta a lo peor de sí mismos: tristeza, amargura, mal humor, soberbia… Creo mi obligación hacer un informe en consecuencia,  resaltando que el producto no es recomendable para el consumo. La empresa que ha encargado el estudio es uno de nuestros principales clientes, así que el informe que ya he redactado podría ocasionar un disgusto a mis jefes. Pero, aunque no guste, mi obligación es ser honesta y decir la verdad.

Empecé a sospechar en los primeros testimonios, por lo que en la última prueba decidí tomar el testimonio del sujeto antes y después de la prueba. La diferencia de testimonio antes (alegre y optimista) y después (negativo y pesimista), confirmó plenamente mis sospechas. La bebida es incluso peligrosa. A continuación, para comprobar por mí misma el efecto del producto, lo probaré y os daré mi testimonio. Vamos a ver qué pasa.

(…)

Bueno, bueno… Voy notando algo. Me siento libre, desinhibida. Creo que no os dije antes mi nombre. ¿Qué importa? Podéis llamarme Pringada Becaria de Balde. Sí, ese nombre es perfecto para mí. Aquí estoy, haciendo el indio por cuatro perras, después de llenarme la cabeza de tonterías y chorradas en la Universidad Mundial del Timo, más el correspondiente Máster en Perfeccionamiento de Falsas Ciencias y Otros Embelecos. Mis pobres padres se han garantizado una vejez de miseria destinando todos sus ahorros a engordar las cuentas de esos sinvergüenzas. Y aquí estoy yo, explotada, como tantos otros, por una empresa multinacional dedicada a la avaricia y al beneficio creciente de sus accionistas y directivos. Se creen que me van a consolar con un cargo de nombre ridículo: Trade Marketing Assistant, desde el que poder aspirar a Category Marketing Manager, o a Trade Marketing Manager, o a cualquier chorrada de cargo dicha en un inglés fantasioso. Me parto: “Gran Payaso Vende Motos” debería llamarse el Manager, y el Assistant debería llamarse “Ayudante de No Hay Na Que Hacer Pero Por Si Acaso Que Lo Haga El Becario”. Me he tenido que tragar por un sueldo de vergüenza, a la intemperie todo el día, con una mesita y un micro, todas las amarguras del mundo gracias al veneno ese de bebida de los demonios. Y eso que sólo os he contado los testimonios que tenían un punto tragicómico; los trágicos a secas me los he saltado. Pero ¿qué carajo le habrán puesto a este refresco que te suelta la lengua de esta manera? Jajajajaja. Voy a cambiar el informe. No se merecen la verdad y, de todas formas, me van a despedir igual. Voy a poner que la bebida es una maravilla, que despierta la energía y las ganas de hacer cosas y comerse el mundo; que te vuelve creativo, optimista, positivo; que alumbra las mejores capacidades. Es más, voy a recomendarles, para la “optimización” de la productividad de la empresa,  que sustituyan el agua, en las reuniones del Consejo de Administración y en todas las reuniones de la empresa, por esta bebida energética. Seguro que me hacen caso, porque esta gente ve la expresión “optimización de la productividad” y se vuelve loca. Se va a liar parda. ¡Que se jodan!


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com