¿QUIEN ES ÉL? 2

Por LIZ
Enviado el 07/09/2016, clasificado en Adultos / eróticos
4167 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Saca su mano de entre mis piernas y chupa su dedo con descaro luego le da un trago a su copa y llama al mesero pide la cuenta, yo me levanto con torpeza para ir al baño e intentar calmar a mi cuerpo que esta enloquecido, pero no me deja me jala haciéndome caer sobre sus piernas, pone sus brazos alrededor de mi cintura y me mira con esos ojos que echan fuego, siento su erección bajo las nalgas, encendiéndome más.

-Necesito follarte ya!-Me dice al oído.

Salimos del restaurante todo el camino le he ido tocando , abriendo el cinturón  y metiendo mi mano de  forma agresiva, sin pudor aun cuando estábamos detenidos junto a otros autos.

Entramos a casa después de conducir  unos 10 minutos, nos besamos, sus manos están  pegadas a mi culo masajeándolo y yo abriendo de forma apresurada su pantalón.

Me lleva contra la pared nos devoramos las bocas nuestras lenguas se enlazan, el sabor del vino está en la saliva acaricia mis pechos sobre el vestido y su erección roza contra mis vientre, busca mi culo y  lo acaricia.

Estamos sumamente excitados sus manos escapan por debajo del vestido  apenas tocando mis nalgas, me aprieta pero es muy incómodo  pues está muy ceñido sobre el cuerpo, beso mi cuello  llegando casi hasta mi nuca sus manos van en busca de la cremallera para liberarme del vestido, pero no logra abrirlo solo abre uno de los botones que están al principio del vestido.

 

-Quítame ya, me está quemando la piel, mi vida, quítamelo ya no aguanto la tela sobre mí, necesito tus manos, quítamelo!!!-Le digo extasiada muerta de ganas.

-Te gusta mucho este vestido guapa?; a la mierda!, te comprare otro!-Me dice toma  las puntas que logro abrir y lo comienza a reventar sobre mi cuerpo, la tela cruje mientras se va desgarrando  y mi cuerpo estalla en deseo.

 

Destroza  la cremallera, las costuras se revientan y mi cuerpo siente tirón tras tirón de sus manos llenas de ansiedad, me deja sin habla el vestido destrozado queda tirado a mis pies al terminar se separa un poco y me observa esta contemplándome  grabando esto en su memoria la lencería de encaje negra y los zapatos de tacón rojos  altísimos que me ha traído de regalo.

-Estas muy muy sexy. Mmmmm.....

Besa mis pechos por encima del sujetador y los pezones se ponen duros  cuando su lengua los toca, le saco la camisa y beso sus pectorales, sus pezones se endurecen también

-Me gusta. Si.-me dice 

 

Va tocando mi tanga mojado y acaricia lentamente la tela  mientras lo va bajando hasta caer al suelo  me ayuda a moverme y quita el vestido y la tanga me acaricia la vulva penetrando lento con un dedo me dice que estoy muy mojada me hace suspirar.

Le quito los pantalones, le desnudo  tan rápido que parece  instantáneo el estar desnudos los dos va acariciando mi clítoris  y su erección mientras nos devoramos la boca, nos masturbamos con ansiedad, así de pie contra la pared, me lleva a la cama y  me sienta poniéndose frente a mí, se lo quiere y no tiene que pedirlo, acerca su pene a mi boca  y entra a mi boca, lo chupo mientras lo masturbo con habilidad, jadea lo está disfrutando, echa su cabeza para atrás y cierra los ojos, ya es mío está perdido en el placer, pienso.

 

-Para!. Me tienes excitadísimo. –Me dice  apenas

Me empuja con suavidad sobre la cama se sube  de rodillas separándome los muslos.

-Ahora te toca a ti.-Me dice

Y se sumerge entre mis piernas, paladeando, chupando saborea cada gota, lame y lame sin parar de mi culo hasta el clítoris, me hace morir del gusto, me retuerzo agonizante entre las sabanas.

Se detiene de golpe y sin dejarme reaccionar me penetra de golpe me folla una y otra vez entrando profundo en mi interior, se mueve con furia hasta el fondo, abre más mis piernas quiere más contacto se agarra del borde de la cama clava una rodilla en la cama y se empuja sin piedad en mi interior y me folla más fuerte, profundo y vuelve a repetirlo hasta que me hace temblar me aferro a las sabanas y se me arquea la espalda, chillo su nombre totalmente  desinhibida disfrutando mi corrida.

La respiración comienza a regularse me toma de la mano y  me hace levantar aun perdida en el éxtasis

-Apóyate en el mueble. –Me ordena

Pongo las manos contra la cómoda mientras él me mira desde atrás  me ve por el espejo y me dedica una sonrisa perversa, entra de golpe agarrándose de mis caderas me penetra con fuerza piensa solo en su placer  entra y entras una y otra vez, cierra los ojos  para luego abrirlo y verme por el espejo, hasta que nuestras miradas se cruzan y jadeamos a las vez  el cuerpo se le humedece por el sudor me clava las uñas en la cintura  me hace gemir cuando me embiste con rudeza

 

-Te he hecho daño?-Pregunta deteniéndose en seco

-Si un poco.-Le digo apenas

-Lo siento mi vida me he dejado llevar. –Dice y sale de mi interior

 Vamos a la cama y se deja caer me pide que me monte sobre el  pongo mis piernas a los lados de sus caderas  tomando su miembro  lo voy introduciendo  lento  y me comienzo a mover, subo y bajo lo cabalgo y lo disfrutamos los dos, toma mis pechos y comienza a lamer mis pezones no lo resisto más cuando sube sus caderas  y me empala con fuerza me corro nuevamente lo que ocasiona  que él explote  y se corra en mi interior se derrama dentro de mí.

-Dios!!! Que gozada. –Dice  mientras me bajo y me quedo derrotada a su lado.

Me atrae haca él y abraza con cariño comienza a devorarme la boca y luego me besa el cabello nos quedamos quietos abrazados por un instante, los cuerpos rendidos se pierden en un profundo sueño casi después de eso.

Pasadas las dos de la madrugada siento como se despierta exaltado, con el corazón agitado, me pregunta que día es lo abrazo con fuerza y tomo la sabana para taparnos, se abraza a mi cuerpo su aliento golpea mi pecho desnudo y su corazón va  calmándose lentamente.

-Es sábado mi vida, calma aun es sábado 3 falta mucho para el 12 aun eres mío, por otros 8 días aun eres mío…-Le digo besando su frente hasta la puntita de su nariz.

-Joder!, no sabes cómo deseo que el 12 no llegue jamás preciosa.-Me dice  abrazándome con fuerza.

 

-Yo no quiero que llegue amor…..-Le digo abrazándole, cerramos los ojos y nos perdemos en un sueño profundo.

 

Ocho días….


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com