Una experiencia única V

Por Venus
Enviado el 25/09/2016, clasificado en Adultos / eróticos
2421 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

David está pasmado, cuándo vuelvo a nuestra mesa, dentro de mi siento un gozo increíble, estoy segura que no cree lo que acabo de hacer...
- Ya quedo… dice que nos invita a conocer su pequeño yate-
 Él sólo asiente, mira directo a su trago y lo bebe de un sorbo. Me siento a su lado por unos minutos, hasta que decido meterme a la alberca.
-¿Qué pasa? ¿No quieres divertirte?- Susurro cerca de su oreja -¿O es acaso que tienes miedo?-
Su mirada hacia mi deja en claro que pagaré por mi comentario pero no me importa, al fin y al cabo en público el sólo es mi niñera.
-¡Hey nena!- La voz de Lily llama mi atención desde fuera del agua, hago un gesto para que se meta conmigo y así lo hace.
-Eres una zorra, jamás pensé que haríamos algo así - susurra mientras a lo lejos vemos a su novio acercándose. -¿Lo haremos de nuevo esta noche? Uriel se duerme muy temprano -
Río casi descontroladamente por su propuesta. David me mira temiendo que la gente alrededor escuche algo, me controlo un poco y sonriendo respondo.
-Ésta noche no Lily, queremos estar sólos - Le hago un pequeño guiño y salgo de la alberca.
-¡Sr. Murrieta! Nos vamos de compras, tiene 10 minutos- Subo a la habitación altaneramente planeando que compraré para aquella ocasión, un elegante vestido, quizá un sexy baby doll...
"¿Que usa una mujer que quiere complacer a dos machos? Seguramente Lilia tiene la respuesta, pero si se lo digo querrá participar y los quiero a los dos para mí"
-¿De compras señorita De La Torre?- Al escuchar la voz de David sonrío emocionada.
-Así es señor Murrieta, de compras. Y necesito de su ayuda- Me voy directo a sus brazos y enrollando mis brazos en su cuello empiezo a besarle los labios sintiendo que a cada beso mas sedienta estoy de él.
-¿Qué tipo de ayuda?- Su voz está agitada, me encanta escuchar que puedo llegar a afectarle.
-¿Qué debo usar hoy? Nos invitó a cenar en su yate..¿Debo ir formal, casual, elegante  o muy zorra?- Pregunto susurrando en su oreja mientras mis labios juegan en la base de su cuello besando y chupando.
-Pues si sigues así, jamás saldremos de aquí nena- Sus manos sujetan con fuerza mi trasero y me elevan hasta enrollar mis piernas en su cintura.
Me lleva cargando hasta recargar mi espalda contra una pared y salvajemente se deshace de sus pantalones. Sus labios corren por mi cuello y bajan hasta apoderarse de mis magullagados senos.
-¡Ah! ¡Cuidado!- Mis jadeos restan fuerza a mis palabras.
Y así, justo después de decirlo, siento cómo su mano retira la parte inferior de mi bikini y me penetra de un sólo golpe. Mis ojos se abren ante tal intrusión y de mi boca sale un grito ahogado.
Se siente tan bien tenerlo dentro. A pesar de lo enorme y grueso que es, siento que es perfecto para mí. Bombea lentamente mi interior, acariciando con una mano mi clítoris y con la otra sosteniendo mi trasero, su boca está ocupada en mis senos y mi dientes se aferran a su hombro para evitar gritar.
-¡Venga quiero escucharte!- Su voz es ahora solo un gruñido profundo que derrama testosterona. Y presa de sus palabras me dejo ir, no contengo nada, gritos, gemidos, suspiros, jadeos, todo está presente y todo es de él. Su pene entrando una y otra vez en mí, calentando mi interior y al mismo tiempo saciando mi sed de él.  Con un pellizco intenso sobre mí clítoris me corro sobre él gritando su nombre y mientras me recupero siento cómo el se hincha en mi interior, impulsandome con mis manos logro sacarlo de mí e hincarme para masturbarlo y beber todo lo que él tenga para mí. Mi lengua espera ansiosa sentir el líquido viscoso que emana de él, mi mano no detiene el vaivén hasta que un primer chorro impacta en mi garganta y lo trago por completo, uno, dos, tres, cuatro largos chorros de semen directo en mi boca y cuando ha terminado me lleva con él a la cama para descansar un poco.
-Diría que muy zorra, pero eres una princesa... algo formal debe estar bien Areli-Eso es lo último que le escucho decir antes de quedarme dormida un par de horas


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com