NO ME SIENTO IDENTIFICADA.

Por Yoga For Life
Enviado el 19/09/2016, clasificado en Reflexiones
283 visitas

Marcar como favorito

Las hay altas, bajas, de estatura media; con el pelo liso, ondulado o rizado; rubias, castañas, morenas, pelirrojas o con el pelo de varios colores. Con una piel lisa, perfecta, con marcas, manchas o granos. Perfecta o desperfectamente maquilladas. Vestidas a la útima moda o recuperando cosas antiguas del armario que, la mayoría de las veces, esos retales de telas consiguen evocarte recuerdos, momentos, cervezas ya pasadas; pueden recordarte tu primer beso; o, quizá, el último. Algunas visten siempre en vaqueros. Americanas, sombreros, anillos, pulseras, collares. Un solo pendiente en cada oreja, o varios. Tatuajes visibles a la vista, y otros visibles en situaciones más íntimas. Visibles de todas formas. Uñas mordias, pintadas, pintadas con dibujos sicodélicos y, por supuesto, sin pintar.

Las hay que desayunan café, leche, té o nada. Las que les gustan los bollos, las tostadas de pan integral con su cuerpo en un desnudo, también integral, mientras rocían algo de sal con un chorrito de aceite. Las hay que no se desmaquillan y se levantan por la mañana como si la ola de trsiteza más grande del mundo las hubiese invadido y se hubieran pasado toda la noche llorando; posiblemente por un amor perdido. Las hay que se levantan después de hacer el amor y se van, sin tapar su cuerpo. Otras se quedan abrazadas a su compañía; durante cinco minutos, una noche o una vida entera. Las hay que gritan cuando llegan al orgasmos, las que aprietan fuerte las uñas y la boca. Las que cierran los ojos para ver la explosión de sensaciones desde su interior.

Las hay que hacen deporte, al aire libre o en el salón de su casa, con un dvd antiguo para conseguir los mejores abdominales en tan solo media hora. Las hay que trabajan hasta tarde y las que trabajan solo por la tarde. Algunas madrugan para arreglarse; otras madrugan para ver amanecer, sin arreglar.

Las hay de todos los tipos, colores, tamaños.

Las hay así, y después, estoy yo.

Y estoy convencida de que tú tampoco te indenficas con muchas de estas descripciones. ¿Sabes poro qué? Porque eres único. Eres única.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com