Una Charla Con Mi Nieto Menor

Por Jaimeo
Enviado el 21/09/2016, clasificado en Reflexiones
220 visitas

Marcar como favorito

 

 

Pese a ser un poco mayores mis otros tres nietos, con Juancri (JuanCristobal), el bebé de mi hija menor con sus catorce meses de edad, es el único que trata de comunicarse conmigo y entiende varias palabras
Lo contemplo con amor y con curiosidad a la vez.   ¿Hasta qué cantidad de mis pensamientos que le transmite mi voz logra entender?
Queda claro que acepta mis caricias y mi voz suavizada. A fin de cuentas soy su compañero de juegos, cuando no están los otros bebés; por cierto mi hija me recomienda no “ no seas tan bruto y le enseñes a ser BAM BAM  con un una botella plástica, verás que te dará garrotazos con cualquier cosa”. Bueno, no sé si es bruja o tiene poderes mentales, el asunto es que todavía recuerdo el golpe que me dio con un control remoto en mi amplia frente; síiii, me dolió y ahora le quito con suavidad  cualquier objeto  contundente que pueda producir un doloroso chichón.
Cuando le hablo de la vida, que llegará el día en que se encontrará con gentes que no le harán caricias precisamente, que sufrirá que, sin embargo, uno debe tener la sabiduría de rodearse de amigos y  con inteligencia crear amistades y no enemigos, que es una idiotez.
Sus hermosos ojos de enormes pestañas me miran como que me entiende.  He sacado la cuenta que no sabe pronunciar más allá de cinco palabras , que son las tradicionales de un infante y que todos conocemos.
De pronto se pone de pie en su corralito y sus bracitos me abrazan, rodeando mi cuello. Es un instante de enorme emoción que acelera mi corazón enternecido, pese a mi carácter violento, muy oculto, adquirido durante la vida.
Creo que es su respuesta  a la charla que sostenemos.

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com