La app KIK

Por Cristina
Enviado el 25/09/2016, clasificado en Adultos / eróticos
2979 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Todo comenzó cuando me llego al mail un correo que decía:

Descarga la app kik que es gratuita y charlamos.

Y eso hice, me creé una cuenta, DISTANTE2015 y lo agregué. Estuvimos charlando durante un rato hasta que me dijo que vivía muy cerca de mi ciudad y que podríamos quedar. Yo acepté y al día siguiente me dirigí al bar en el que nos habíamos citado. Debo decir que las conversaciones que tuvimos fueron muy subidas de tono y me puso como nunca nadie lo había hecho.

Estaba sentada en la terraza cuando un señor que rondaría los 50 se me acerco y se me quedo mirando.

-Hola, veo que has sido puntual. Le dije.

El se sentó frente a mi y se me quedo mirando.

-Pide lo que quieras, voy al baño. Le dije.

Me levanté y me dirigí al baño, hice mis cositas y me pare frente al espejo. Me miré y en ese momento entro ese hombre. Se acercó a mi y sin decir nada me agarró de la cintura y me besó. Me levantó en el aire y me metió en un baño, cerrando al entrar.

Sus manos me quitaron el vestido dejandome en tanga mientras que su boca devoraba mis endurecidos pezones. Me arrodillé ante él y le desabroché la bragueta para dejar al descubierto un duro pene peludo.

Se la chupé con ganas mientras observaba su mirada de vicio hacia mí. No tardó en sentarse en la taza para que yo hiciera lo mismo sobre él. Parecía que me habían metido dentro una barra de mantequilla. Su pene entró resbalando hasta lo más profundo de mí. Yo cabalgue sobre él mientras se ensañaba con mis tetas.

Me sujetó de la cintura y me dio la vuelta colocando mis manos contra la puerta. Agarró su falo y apretó contra mi ano. Zas de un sólo golpe me la metió hasta mis entrañas. Yo aguanté los gemidos con fuerza mientras él me follaba. No tardó en eyacular y llenarme de leche caliente.

Entonces tal y como vino se fue, sin decir nada.

Yo salí fuera y me volví a sentar en mi mesa, repasando mentalmente lo que había sucedido.

Pin pin. Mi móvil.

Era un mensaje del chico con el que habia quedado y decía:

Habia caravana y acabo de aparcar, llego en 5 min.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com