LA LLAMADA DE CLARA

Por capricorn one
Enviado el 30/09/2016, clasificado en Adultos / eróticos
3958 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

La llamada de Clara me tomo por sorpresa, " por qué no vienen el sábado así conocen el nuevo apartamento y de paso te doy lo que traje del viaje”. Clara es una compañera de liceo con la que me reencontré hace unos años en un grupo de ex alumnos, está divorciada y mantiene una figura increíblemente sexy. Consulte con mi esposa Andrea, y como estuvo de acuerdo, respondimos a la invitación. Nos estaba esperando con un buen vino y con la estufa a leña encendida, la temperatura era ideal. Tenía el pelo negro y lacio aun mojado, un top blanco que resaltaba sus senos no muy grandes pero firmes y una pollera hindú negra con tajos al costado, dejando entrever un par de piernas espectacular. Hicimos una recorrida por su nuevo hogar, el living espacioso con un cómodo sillón frente a la estufa, la cocina americana, el dormitorio principal, donde destacaba el amplio ventanal y una cama enorme que realmente invitaba a probarla. Nos sentamos frente a la estufa a conversar y tomar algo, mirando las fotos de su último viaje a Perú. Estábamos pasándola muy bien, las imágenes eran espectaculares, pero había algo que me llamo la atención. En casi todas aparecía una mujer rubia, muy atractiva y con apariencia europea. Le pregunte quien era, y note cierta turbación en el exótico rostro de mi amiga. Nos dijo que era una turista alemana que también viajaba sola, que habían coincidido en Lima y que la acompaño a Cuzco, pero se notaba que había algo más en esa historia y que Clara quería contarlo. El relato fue realmente excitante, Clara descubrió con ella una parte de su sexualidad que no conocía y que resulto sumamente placentera. Estábamos sorprendidos por la revelación, Andrea se sentía un poco incomoda, pero el brillo que había en sus ojos delataba la excitación que le producía. Mi amiga también lo noto y delicadamente acaricio la mano de mi esposa, entrelazando sus dedos, llevándolos hacia su pecho. El rostro de Andrea estaba encendido, sumamente sorprendida, pero no opuso resistencia y acompaño la caricia que le proponían. Las manos de ambas comenzaron a recorrer los senos de mi amiga, sus pezones se mostraban excitados al maximo.Clara se inclinó sobre Andrea y suavemente comenzó a besarla. Para mi sorpresa, mi mujer correspondió al beso y al segundo se estaban comiendo la boca con pasión. Mi excitación era imposible de ocultar, más cuando sentí la mano de Clara acariciando mi pierna, en busca de mi sexo. Lentamente bajo el cierre de mi pantalón, y se encontró con mi verga, que ya estaba dura, caliente y mojada. En un momento, se sacó el top, mostrándome unos senos hermosos, y busco con su boca mi miembro. Comenzó a chuparme lentamente, jugueteando con su lengua de arriba abajo. Andrea aprovecho el momento, y se desnudó por completo, a la vez que termino de desvestir a Clara. Yo estaba gozando al máximo, más aun al ver como Andrea comenzaba a acariciar y besar las caderas de mi amiga, lo que la hizo sonreír y a la vez abrir sus piernas para ofrecerle su sexo que ya estaba húmedo y caliente. Al sentir el gemido de Clara supe que Andrea la estaba recorriendo toda con su boca, su lengua jugaba con todos sus rincones y la estaba llevando al orgasmo. El placer era increíble y sentí que no podía aguantar más. Clara se dio cuenta y me pidió que acabara en su boca, entonces deje que mi leche explotara en ella y en su cara, mientras la lengua de Andrea la llevaba al clímax, estremeciéndola , haciéndola gemir y gritar, dejando en la boca de mi mujer todo el sabor de su orgasmo. Fue totalmente inesperado todo lo que paso, pero solamente fue el principio. Agarramos las copas y Clara nos pidió que pasáramos al dormitorio, mientras ella  iba al baño. Nos tiramos en esa cama enorme y le pregunte a Andrea que había sentido. Estaba sorprendida por su reacción, y también confundida por verme con otra mujer, pero se sentía increíblemente caliente y con ganas de más. Empezamos a acariciarnos y note que realmente estaba excitada,  su boca recorría desde mi pecho hasta mi sexo, provocándome de nuevo una erección increíble. Sentí  que su lengua jugueteaba con mi pija, mientras me daba unos pequeños mordiscones, lo que me hacía estremecer. Entonces volvió Clara, y al vernos así, subió a la cama y se unió al juego. Lentamente se ubicó encima de mí ofreciéndole a mi boca su sexo exquisito, mientras Andrea seguía chupándome y acariciándome, masajeando todos mis rincones. El único sonido que se escuchaba era el de los gemidos de los tres. En mi boca, toda la humedad de Clara, con un sabor único, en mi sexo la boca maravillosa de mi mujer. Andrea dejo de lamerme, y subiéndose sobre mí, se hundió en mi verga bien profunda, de frente a Clara. Se fundieron en un abrazo, mientras sus lenguas se ponían a jugar, besándose, acariciándose, juntando sus pechos. Clara no podía resistir lo que mi lengua hacía con su clítoris y nos hizo cambiar de posición. Andrea se apoyó en el respaldo de la cama, abriendo sus piernas, mientras Clara comenzaba a lamerla, y yo penetraba a mi amiga por atrás, sujetando sus caderas y controlando el ritmo. Andrea no paraba de gemir, lo mismo hacia Clara, pidiéndome que la cogiera más fuerte, cosa que hice con mucho gusto. Nuevamente el clímax estaba llegando, los temblores de los tres eran incontenibles. Sentí  que no podía aguantar más, entonces acabe sobre la espalda de Clara, mojándola con mi leche caliente. Andrea termino casi al mismo tiempo que Clara, y ambas buscaron mi sexo con sus bocas, lamiendo lo que había quedado, mientras sus lenguas seguían jugando entre ellas. Realmente quede exhausto después de esa experiencia increíble e inesperada. Nos quedamos un rato más en la cama, entre caricias y risas. Y los tres comprendimos que nuestra relación había cambiado para siempre. PD: no me lleve lo que Clara me había traído para mi colección, pero esa es otra historia….


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com