Un Viejo Brujo (Sólo ficción)

Por Jaimeo
Enviado el 04/10/2016, clasificado en Ciencia ficción
693 visitas

Marcar como favorito
Un Viejo Brujo (Sólo ficción)   Ayer a las 11:13 am -“Sí, soy un viejo brujo como hay muchos que están anónimos entre los humanos”.-Fueron las jactanciosas palabras del cerrajero.

Era un cerrajero parlanchín que hacía reír a sus clientes que tenían la paciencia de escucharlo, mientras esperaban que terminara su trabajo de copiar o reparar una cerradura o candado.
Nunca se supo cuándo comenzó el comidillo de comentarios de hombres y mujeres que lo conocían, pues olvidaban rápidamente sus historias. Hasta que alguien se dio cuenta que, cuando había elecciones en la política, acertaba siempre; ni qué decir de los partidos de fútbol … se daba el lujo de decir cuántos goles ganaría Colo Colo, el equipo popular.
Uno de sus asiduos, un maestro constructor de casas que debía entregar sus trabajos (casas) con cerraduras bien instaladas y una buena cantidad de llaves, le preguntó por qué no jugaba una cartilla los fines de semana, seguro que ganaría un buen premio. Pero, curiosamente el viejo brujo decía que le aburría y que el dinero que ganaba en su trabajo era suficiente para vivir sin apuros.

A su taller, en la época de elecciones, llegaban los políticos más despiertos y le preguntaban, además de quién o quiénes e iban a ganar la votación, de dónde diablos sacaba los resultados.
_ Por ahí, por ahí, sumando y restando los aciertos y las embarradas de los candidatos _ invariablemente “se corría” siempre con estas frases.
En la época de desórdenes callejeros, marchas de apoyo y en contra el gobierno, curiosamente guardó silencio. Los partidarios del gobierno le preguntaron en qué iba a parar tal anarquía y el viejo callaba, con la mirada perdida en algún ignoto punto. Sus ojos brillaban, pues se llenaban de lágrimas.
Tan mala iba a ser la cosa, insistían quienes creían en sus predicciones, y ocurrió lo que tenía que ocurrir.

Un joven conductor de buses de una empresa de transportes colectivos, cuando conoció al viejo cerrajero, se burló de él y lo trató de “viejo teatrero, mentiroso, que todos sus aciertos correspondían a su explicación: experiencia y que la historia era cíclica”.
El viejo la miró a sus ojos y el joven conductor sintió la fuerza de su mirada.
-Joven, pasarán los años y nos encontraremos de nuevo, se lo aseguro, y cuando yo le diga “Viejo teatrero y mentiroso” usted se acordará de mí. Hay cosas extrañas en esta vida y usted está en presencia de una de ellas. Le aconsejo que se aparte de los grupos que al final de cuentas sirven a los aprovechadores, quienes se benefician de las circunstancias y después “ Yo no sé de qué me hablan, nunca he estado metido en nada”.

Efectivamente pasaron los años, tiempos de cruel dolor para todos los bandos, muertes, asesinatos, odio y venganza tocaron las puertas de ricos y pobres, deberían pasar dos o tres generaciones para que no volvieran a tropezar con la misma piedra.
El conductor de buses había salido bien librado del trance, no así algunos amigos y familiares que perdieron la vida en los infaustos encuentros de bandos de fanáticos insensatos. Se disponía a salir a las calles a gritar su dolor y odio, cuando le pareció ver entre la multitud vociferante a alguien conocido.
Quedó estupefacto al reconocer al viejo cerrajero que desde la calle lo miraba fijamente. El autobusero ya no era el joven arrogante y burlón, estaba envejecido por el sufrimiento y su aspecto era similar al anciano del que otrora se burló.
-Viejo teatrero y mentiroso –fue lo único que le dijo y comprendió al recordar las palabras del maestro de las llaves.
-¿Cómo? … No entiendo … - Estaba alelado con su mente revuelta.
El cerrajero lo miró otra vez con esa mirada de fuego, movió la cabeza.
-Veo que no ha aprendido nada de su experiencia … continúa siendo arrastrado por los que no se ensucian las manos… -con una risa sarcástica, continuó-, total, para eso están los tontos.

Asombrado lo vio esfumarse en sus propias narices. Sólo entonces comprendió cuánta razón tenía el veterano viajero del tiempo.

Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com