Que entiendo por bondad

Por cclecha
Enviado el 09/10/2016, clasificado en Reflexiones
258 visitas

Marcar como favorito

     La bondad tiene que ver con la actuación humana en general. Pero está implicada directamente en tres líneas de actuación básicas. Las dos primeras, corresponden a la bondad con la naturaleza y los animales. La tercera, no tan sencilla, está emparentada con el trato que mostramos a los humanos.

     Todos estamos de acuerdo que tenemos que tener una línea de actuación correcta con la naturaleza…es más, tenemos que conseguir quererla porque vivimos en ella, condiciona nuestras vidas y el trato que le demos nos atañe directamente. La naturaleza lo es todo, es nuestra casa, nuestro hábitat y de su optimo estado, depende nuestra subsistencia y nuestro confort. Pero la hemos de contemplar no solo con respecto a nosotros, sino que le tenemos que dar valor por ella misma…la vegetación, los ríos, la tierra, las nubes, el mar, se merecen todo nuestro respeto, por ellos mismos, no por su repercusión con respecto a nosotros.

No hay que ser ningún superdotado para comprender que si el aire está puro, sin que las industrias lo agredan, los océanos limpios, los gases contaminantes controlados, la deforestación limitada, lo mismo que los pesticidas, el tráfico de coches…etc. etc., nosotros saldremos muy beneficiados de esta forma de actuación

       Si aprendiéramos a amar a la naturaleza anteponiendo nuestros intereses económicos y colocándola en el primer peldaño de nuestro interés, estaríamos actuando con armonía y sobre todo con bondad hacia los que nos rodea. Sino sentimos bondad e interés por lo que nos envuelve, no seremos capaces de ningún sentimiento noble. Tenemos que ver a la naturaleza como lo que es, como nuestra casa y como tal digna de respeto y de amor.

       La segunda forma de bondad, también evidente, señala a nuestra conducta con los animales. Hoy en día, en el primer mundo, los animales dañinos para nosotros, casi se han extinguido y el resto forma parte del contingente de las mascotas, seres que quieren con veneración a sus propietarios y que ofrecen amistad y devoción inalterables. Por ello, los dueños los tienen que tratar con una bondad superlativa, ya que las mascotas dan mucho más de lo que reciben

       Los otros contingentes de animales, forman parte de los que están esclavizados, para su estudio científico, siempre con la excusa de que se les tortura para que su sufrimiento sirva para mejorar las vacunas y al ser humano en general. Tenemos que sentir bondad hacia esos animales y darnos cuenta que tenemos urgentemente que cambiar nuestras pautas de conducta. Son seres parecidos de sensibilidad a nosotros cuyo sufrimiento en inaceptable. Lo mismo que nos repelería que hiciéramos estudios científicos con personas más limitadas intelectualmente, como los afectados de parálisis cerebral o el síndrome de Down, de igual forma nos ha de repeler experimentar con nuestros primos-hermanos, los primates y tantos mamíferos cercanos a nosotros aunque ligeramente inferiores intelectualmente a nosotros.

       No hace mucho…si lo comparamos con la evolución humana, el Homo Erectus, era caníbal. Supongo que en esas pequeñas comunidades, el canibalismo representaba un suceso “normal” ya que el consumo de la carne de algunos suponía el desarrollo del resto. Nosotros también vemos “normal” la depredación y el consumo de animales. Todos los intereses económicos, opinión dominante y sociedad en general, ven correcto usar a los animales para utilizarlos para su consumo, siendo los animales meramente un simple gusto más o menos bueno para nuestro paladar, sin ni siquiera plantearnos nada más. Sé que el paso de mucho tiempo, esto cambiará pero por el momento tenemos que tener claro que todo ello es reprobable y que nuestra bondad esta íntimamente ligada al trato que les demos a los animales.

       Ahora hablemos de la bondad relacionada con la relación que experimentamos con los humanos. Todas las religiones pregonan el querer a nuestros semejantes…y lo dicen por activa y por pasiva, porque saben que una tarea difícil. Es complicado, porque una gran parte de la población, utiliza su inteligencia para ir en contra de los demás y para sacar provecho propio…el egoísmo de nuestra especie es evidente y todos procuran barrer para casa sin tener en cuenta a los demás y mucho menos quererlos. Todos los que hemos tenido negocio propio sabemos que la lucha económica con el otro es una constante…todos los humanos también quieren sacar el máximo provecho en su relación con la otra persona, tanto sean clientes, como industriales o incluso en los intercambios personales, las relaciones suelen ser conflictivas. Lo mismo sucede entre los salariados y su jefe superior…siempre la condición humana quiere imponerse al otro, doblegarle, por la palabra, por la relación económica o simplemente por el poder que se sustenta. Por ello es complicado querer a nuestro semejante…pero es requisito de la bondad de cada uno intentarlo.

         Lentamente creo que la bondad que aflora en el ser humano e irá apareciendo a pesar de todos los pesares. Incluso las empresas capitalistas más recalcitrantes, se empiezan a dar cuenta, que si tratan a sus asalariados con una estrategia de más igualdad y mostrando menos diferencias con sus superiores y con la cooperación en vez de la competividad, la empresa crecerá. Cuando se hace sentir al otro próximo, en cierta manera querido y útil, todo va mejor. Si la bondad que llevamos dentro aflora, las cosas funcionarán óptimamente. La estrategia de imponerse al otro como sea, se va demostrando que es negativa y en esto la bondad del ser humano, tiene mucho que decir.

       La compasión está estrechamente ligada con la bondad…hay que aprender a mirar al otro con compasión, porque es evidente que al igual que nosotros, está expuesto a las enfermedades, desgracias y las maldades de la vida. La otra persona, no es nuestra rival, sino un compañero arrojado a las desdichas de este mundo y por lo tanto merecedora de nuestra compasión y bondad. Si aprendemos a verlo como una amistad merecedora de nuestro cariño y afecto, estaremos cerca de la bondad.

       Sí que es verdad, que la bondad, la virtud y la honradez, son principios que en cualquier circunstancia de la vida, son correctos, son acciones que siempre estarán bien. Se pueden generalizar todas las veces que hagan falta. Siempre serán acciones positivas. Además el que vive respetando la bondad y la virtud, llevará una vida placentera y tenderá a la felicidad.

       Si procuramos no imponernos a los demás, no ser altivos ni presuntuosos con ellos y si sabemos sonreír a nuestros semejantes, estaremos cerca de la bondad. Si todo el mundo quiere ser nuestro amigo, porque están a gusto con nosotros, porque tenemos un trato asequible, afectuoso y amable, también estaremos cerca de la bondad. Si no tenemos prejuicios y acariciamos a un anciano o a un enfermo, o socorremos a un pobre de verdad, cuando hacen falta estas acciones, lo mismo. Tenemos que lograr tener empatía con el dolor del enfermo y con la pobreza del desfavorecido…es fundamental para conseguir una vida digna.

Si intentamos y procuramos querer a los demás a pesar de que sabemos que ellos tienen casi tantos defectos como nosotros, eso sí… seguro que es bondad.

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com