Mi maldito profesor 7: Duerme pequeña

Por fenix
Enviado el 17/10/2016, clasificado en Adultos / eróticos
5709 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

-¿Di?... ¿Dib?.... ¿¿¿DIB???- tartamudee débil viéndolo muy sorprendida y extrañada, jamás imaginé tal comentario…

-¡SI!- dijo enfático viéndome travieso y emocionado mientras sus manos llegaban a mi frente…

-¡Dibujarte!...-repitió entre suspiros cerrando los ojos e inspirando profundamente como si en  su mente ya me estuviera boceteando.

Duró un par de segundos en silencio, con los ojos cerrados y el semblante descansado con una sonrisa traviesa en sus labios que indicaba que el boceto en su mente le generaba un enorme placer, al volver a mirarme sus ojos miel ardían de pasión…

- Sería maravilloso poder plasmar la avidez y ferocidad de tu cabello… -Susurro seductor mirándome fijamente a los ojos a la vez que sus dedos jugueteaban con mis largos rizos siguiendo con una mano su forma y con la otra desheredándolos disfrutando del tacto de mi cabello- …En una tela haciendo que cada curva de tu cabello tenga vida, que sea como fuego… -llevo uno de mis mechones a sus labios y lo beso suavemente -… como llamas ardientes que te quemaran si te acercas, llamas en las que ansias arder…-

Soltó calmadamente mi mechón y sin dejar de mirarme  deslizó sus dedos por mi rostro

- …Te colorearía teñida de un sutil rosa claro…- sonrió para sí plasmando en su labios una atractiva y traviesa mueca -…no usaría el pálido carne de tu piel prefiero tatuarla con ese atractivo palo rosa que te tiñe las mejillas…  – deslizo sus dedos en ellas para luego besarlas mientras sus manos se deslizaban sutilmente bajando por mi cuello.

- …el pecho…- y a la vez que lo decía sus uñas lo recorrían rozándolo sutilmente generándome pequeñas cosquillas en mi vientre, lo recorrió varias veces con ellas intensificando la fuerza de sus rasguños con cada desliz en mi piel ocasionando que las cosquillas en mi vientre empezaran a ser incontenibles tanto que me fuese necesario jadear débilmente para poder soportarlas, él sonrió al oírme y sin dejar de mirarme siguió diciéndome deslizando a la par sus dedos por mi cuerpo

- … el vientre…- el oírlo era demasiado tentador; su voz profunda y lenta se combinaba con la sensación escalofriantemente deliciosa que sus uñas me provocaban al recorrer por completo mi vientre rasguñándolo intensamente mientras sus ojos intensos me miraban lascivos y sin esperar recorrió la pequeña distancia trazando una línea recta para atravesar el trecho que une mi ombligo con mi sexo deslizando travieso y seguro sus uñas por mi piel aumentando la intensidad conforme se incrementaban mis gemidos, siguiendo su ritmo; un ritmo enloquecedor que hizo que lo que haría en segundos le llevaran minutos, tortuosos minutos que soporté para poder sentirlo sobre mis labios vaginales mientras yo respiraba con brusquedad anticipando la sensación de sus dedos tocando mi clítoris y entrando en mi imitando el vaivén de su miembro cálido que ya yo anhelaba nuevamente, sin embargo no era esa su intención y sabiéndome deseosa movió sus dedos aún más lento afincando con mucha fuerza sus uñas sobre mi cálida vulva mientras veía con deseo mis ojos que le imploraban por ese tan ansiado contacto de su mano con mi sexo, arquee sin pensar mis caderas al sentir como poco a poco se alejaba pero él siguió su endemoniado recorrido  hasta mis muslo y luego se adentró en ellos separándolos un poco mientras subía y bajaba con fuerza arañándome sin piedad la cara interna de ellos roce que me hacía estremecer y gritar sutilmente

- …y tu entrepiernas al estar excitada- y al decirlo cerró de nuevo los ojos e inspiro profundamente sujentándome con fuerza por mi entrepierna mientras yo jadeaba incontrolablemente retorciéndome debajo de él necesitando que calme con su cuerpo el fuego que quema el mío.

- Ummmmmm- dejo oír mientras exhalaba y seductoramente susurro  sin dejar de verme

-Ese tono seductor que veo aparecer –dijo juguetón mientras yo gemía incapaz de contenerme- en tus mejillas, pecho, vientre y entrepiernas cada vez que estas excitada deseosa de sentirme dentro, muriéndote de ganas porque te lleve al borde del placer… tal y como estas ahora-

Acto seguido me embistió profundamente y un grito escapó de mí al sentirlo no me importaba nada; si nos oían si el vigilante se acercaba por el grito o si se haría el tonto simulando que no lo había oído cuando en realidad sabía lo que hacíamos, nada me importó al gritar estruendosamente luego de sentir la tan ansiada embestida que me indicaba que estaba dentro de mí.

Abrí de nuevo mis ojos, los cuales cerré para poder disfrutar de cada gloriosa penetración  y lo vi acercarse a mis labios lentamente sin romper el contacto de nuestras miradas que nos delataban dejando ver como ardíamos el uno por el otro y al sentirlo sobre ellos no pude más que penderme entre sus besos y las embestidas que me llevaban lejos de mi centro, robándome la cordura y la capacidad de pensar solo fui placer y gemidos y sin saber cómo un una necesidad incontenible de gritar me alejo de sus labios mientras mi cuerpo tensado se liberaba y mi pierna sentía la calidez de su interior liberarse y recorrerme indicándome como un orgasmo nos dejó jadeantes y sin control de nosotros solo nos veíamos mientras respirábamos cada vez más lento y en esa lentitud fui perdiendo nuevamente la consciencia hasta que la oscuridad me arrebato lentamente sin embargo mientras lo hacía pude sentir su calidez, su olor a Musk que me impregnaba la piel sus brazos acunándome y sus labios cariñosos besando mi cabeza a la vez que sus deds jugaban tiernamente con mi cabello.

-Duerme pequeña....... Deja que yo me encargue de todo-


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com