cuento de navidad 1

Por estivalia
Enviado el 22/12/2016, clasificado en Cuentos
191 visitas

Marcar como favorito

Sonó el despertador otra vez en la habitación de Allan; eran las 8.30 del 24 de diciembre del 2011. El tenía vacaciones de navidad,y no tendría que volver a su oficina en Lake Parrk hasta el 3 de enero, pero aquello a Allan le parecía un castigo mas que una recompensa ya que esos dias de fiestas y luces se le hacían angustiosamente eternos y profundamente dolorosos... A Allan le ocurría esto desde hacía 3 años cuando un 22 de diciembre su suerte se truncó en el mas oscuro de los horrores...Se dirigían a la feria de Green Bay, como todos los años tenían costumbre para pasar allí el día, hacer las compras navideñas y estar en familia disfrutando..

Pero aquel nefasto día, mientras se dirigían a aquella ciudad cercana, a tan solo 40 kmts por la carretera 321, perdíó el control de su automovil por las placas de hielo que en aquellos dias eran tan frecuentes y se estrellaron contra otro vehiculo... Se mujer Samantha y su pequeño Jhonatan, murieron en el acto y el estuvo varios meses en el hospital quedandole tan solo una secuela en la rótula, la cual le recordaba día tras dia aquellos tragicos momentos...

Eran las 9.00 y ya se había duchado y desayunado, porque le tocaba hacer algo que detestaba y aborrecía; Los regalos de navidad... Como siempre lo dejaba para el último momento intentando así evitar el mal trago... Pero tenía que cenar esa misma noche en casa de sus padres, con toda la familia al completo...Aunque Allan no había curado todavía sus profundas heridas espirituales y para el resultaba tener que hacer un gran esfuerzo...para sonreir...para bromear...para ser feliz...para estar..

Arrancó su coche y tras pasar la avenida freement llegó al centro comercial...

Todavía no había mucha gente pero se respiraba ese inconfundible aroma navideño de manzanas caramelizadas y rosquillas, que vendían en una de tas tiendas del gran recinto.

Las luces doradas invadían toda la atmosfera dando la sensacíon de estar en un magnífico sueño de oro, las guirnaldas enormes con sus lazos rojos, el enhiesto abeto situado en la parte central repleto de adornos de bastoncillos de caramelo, de esferas rojas y plateadas.. de guirnaldas brillantes.... Santa clauss sentado con sus ayudantes, y en sus rodillas niños y niñas sonrientes y asombrados, diciendoles lo buenos que habían sido ese año... Los villancicos acariciando los oidos en sus felices deseos...

Todo esto a Allan le producía una enorme tristeza y un gran vacio en su interior, como si todo aquello fuera un circo absurdo preparado expresamente para él, para hacerle sufrir, para hacerle recordar, para hacerle sangrar...¡ odiaba la navidad!

Había comprado ya todo lo necesarío y se disponía a marcharse... cuando en una tiendecita muy pequeña que el no rocordaba haberla visto allí nunca, un objeto llamó profundamente su atención: Era una bola de Navidad de esas que al agitarlas parece como si dentro nevara.. Se acercó mas al escaparate y observó con detenimiento aquella esfera de vidrio que tan extrañamente había hecho que se detuviese para admirarla; Parecía muy antigua por su base de madera de palisandro carcomida y el cristal desgastado... Dentro de la bola había un paisaje evidentemente nevado, con una cabañita blanca, y un olmo sin hojas en el cual había una paloma blanca que destacaba en el austero conjunto en una de sus ramas desnudas... Entró en la tienda y un adorable ancianito de redondas gafas ya volvía hacia Allan con la bola de navidad del escaparate...Sin el haberle dicho nada...-¡ que extraño !-pensó Allan... mientras pagaba al ancianito que no dejaba de sonreir....

Cuando llegó a casa, ardía en deseos de desembalar la preciosa esfera que acababa de adquirir...

Lo sacó de su caja con ansia, como poseido por algo ajeno que lo obligaba a comportarse de esa manera... Cuando depositó la bola encima de la mesa, su corazón comenzó a latir con mucha fuerza, su respiración se hizo mas rauda, su cerebro se extremecio.. su cuerpo se paralizó... sus pupilas se dilataron,los poros de su piel se cerraron y se erizaron sus foliculos pilosos...Que estaba pasando? No podía pensar con claridad... Su cabeza le iba a estallar...

Inhaló profundamente y cayó desplomado al suelo inconsciente....

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com