Prefiero me digas Aoi (II parte) Rosa.

Por Jullios321
Enviado el 31/12/2016, clasificado en Adultos / eróticos
3029 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Mientras iba camino a la oficina administrativa pensaba todas y cada una de las posibles opciones para conseguir jugar con la señorita estrada un poco más sin que se viese perjudicada mi posición dentro del programa "M.R" y la respuesta me la dio un fugaz recuerdo de la señorita Estrada.

 

"Prefiero me llames Aoi"

 

Entonces  vino a mi mente una idea un tanto estúpida pero realmente una salida provisional y una posible opción para tener la oportunidad de tener relaciones con la chiquilla, “solo debía representar a Aoi como una persona diferente de la señorita Estrada”

 

Pensando esa y mil cosas más, llegue a la oficina no tarde mucho solo son unas dos calles desde el campus principal hasta la oficina administrativa, al entrar me cruce con la mirada inquisidora de Annabeth una mujer de 39 años bien conservada pero con un carácter de perros en cuanto a la organización y puntualidad se trataba, de unas tetas bastante grandes y un culito bien respingón, te tez morena con ojos café claro, pelo liso, alta diría que 1,76m lo que hacía su figura más imponente delante de mí.

 

Después de mis respectivos llamados de atención por parte de mi jefecita… quien notoriamente no estaba muy alegre por mi retraso, me indico que pasara al cubículo de su secretaria quien tenía para mi unos documentos importantes del  grupo de estudiantes nuevo, cosa que para mí no era una sorpresa el papeleo de matriculación es rutina cada inicio de periodo o semestre, se despidió de mi con toda la ironía del mundo y me dejo en el pasillo.

 

Los cubículos de la oficina administrativa están distribuidos en pares, donde el cubículo de la izquierda siempre es el del coordinador de área (sociales, programa estudiantil, becas, etc.) y el de la derecha su secretaria o asistente a la coordinación, asi que encontrar el cubículo de Rosa no era muy difícil estaba al final de todos y si no me fallaba la intuición seria la única en la oficina puesto que Annabeth le dejaba bastante trabajo que hacer por y siendo Rosa madre soltera trataba de adelantar todo lo posible para poder tener las mañanas libres para su hija.

 

Llegue al cubículo y como me lo esperaba la pobre Rosa estaba sepultada entre carpetas, informes y fichas de matricula hasta más no poder.

 

Hola Rosa ¿Cómo  estás? Me dijeron que tenías algo para mí – dije en un tono amable-

Hola Jullio si en efecto ya tengo listas tus matriculas – dijo separándose un poco de su escritorio – ya te las busco.

 

Después de unos minutos moviendo carpetas, me entrego un sobre con las 24 matriculas de los chicos nuevos; en eso no te algo que capto mi atención, rosa tenía una cara de cansancio extremo, ojeras alrededor de sus hermosos ojos color miel, y un semblante bastante desmejorado.

 

Rosa ¿desde cuándo no duermes bien? Te pregunto porque tu rostro deja ver que desde hace bastante tiempo – dije sin dejarla responder-

 

La verdad... hacer bastante Jullio, te imaginaras soy la secretaria de anda más y nada menos que Annabeth la puntual… -dijo haciendo una mueca muy chistosa.

 

Vaya… asi que entonces si es cierto es una esclavizadora de primera en cuanto a trabajo se refiere, bien tengo una idea – dije jalando una silla que estaba cerca- toma siéntate y duerme un poco, yo me encargo de ayudarte lo mas que pueda; y no admito un no por respuesta.

 

Vi su cara un poco sonrojada, pero acepto mi petición y en menos de 3 o 4 minutos de haber estado sentada se durmió, me las arregle como pudo y organice casi todo en unos 30 o 40 minutos y cuando alce la mirada me impacto la imagen que vi.

 

Estaba Rosa con la blusa desabrochada en algunos botones claves y me refiero a claves porque dejaban ver lo justo para saber que tiene un buen par de tetas no muy grandes pero si se notaban firmes y apetecibles, al mismo tiempo la falda se le había subido un poco y dejaba notar unas piernas muy bien trabajadas se notaba que se preocupaba por cuidar de su cuerpo.

 

Entonces mi mente que ya andaba calenturienta por los acontecimientos en el aula, se puso en automático y con la erección en mi pantalón a punto de estallar me acerque y cuidadosamente como si fuese un crio que intenta ver unas tetas por primera vez trate de abrir un poco más la blusa, minutos después estaban los dos senos de Rosa en el aire no tengo idea de cómo pero logre sacarlos con mucho cuidado y casi dos infartos al notar que rosa se movía.

 

Entonces empecé con la tarea de excitarla poco a poco, empecé a lamer sus pezones roza con una piel algo bronceada tenía unos pezones medianos y apetecibles con una aureola un poco grande supongo por  amamantar, trataba lo mas delicadamente posible de lamer y dar chupitos a sus senos y entonces la excitación se apodero de mi cuerpo, empecé a meter con cuidado la mano debajo de su falda mi sorpresa fue que sus bragas estaban un poco húmedas y por un momento pensé “no solo debe estar falta de sueño” y escuche un leve gemido lo que me animo a ser un poco más intenso en las caricias y aplicar un poco de presión sobre sus bragas en la zona del clítoris, en ese momento chupe un poco mas fuerte el pezón que tenía en mi boca y note como las bragas se mojaban un poco más, mi pantalón estaba a reventar y entonces rosa hablo.

 

Jullio no te detengas, sigue más fuerte por favor, no sabes cuanta falta me hace correrme.

 

Levante el rostro y me encontré con la mirada excitada de rosa que me pedía mas, y me decidí a hacerla correr como tanto necesitaba, ya con más confianza le abrí las piernas e hice a un lado sus bragas que ya estaban muy mojadas y acerque mi boca para lamer y chuparle el coño, como un poseso, lamia con fuerza sus labios vaginales y me detenía justo en su orificio para dar lametazos rápidos ella por su parte jadeaba y me decía con la respiración entre cortada que siguiera que se sentía exquisito, entonces me detuve por un momento y me baje el pantalón hasta las rodillas la cargue y la puse sobre el escritorio y sin miramientos le metí todo mi pene de un empujón y solo escuche un -Agg que placer – lo que me llevo a embestirla como un animal con fuerza varias veces y entonces me dijo

 

Ya casi ya casi me vengo Jullio

 

 Acelere el ritmo y entonces sentí como enterraba sus uñas en mi espalda, mientras su vagina se contraria y sentía la calidez de su corrida, acto seguido me vine dentro de ella producto de la intensidad de sus contracciones, y entre respiraciones entre cortadas me dijo

 

 Gracias Jullio querido con una sonrisa de oreja a oreja en el rostro.

 

Nos aseamos un poco nos vestimos y nos marchamos de la oficina, y antes de salir le dije que cuando quisiera correrse que estaba mas que presto para ayudarla.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com