Fabulemos y juguemos a cuestionar ciertos cuentos (I)

Por ladymarwen
Enviado el 20/03/2017, clasificado en Cuentos
137 visitas

Marcar como favorito

Todas las personas, o casi todas las que conozco asiduas a la lectura y al cine, somos conscientes, de que muchas adaptaciones son poco fieles a las versiones originales.

Algunas obras porque son complicadas de adaptar al lenguaje cinematográfico, pero otras rezuman cierta mala intención de manipular o ejemplarizar ciertos roles consensuados.

En concreto, la factoría Disney, se puede decir sin ánimo de ofender por mi parte, que ha hecho bastante daño al concepto primigenio de las fábulas y narraciones clásicas infantiles.

¡Cuánta cursilería y cuánta mentira edulcorada destilan sus historias! sobre todo, los personajes femeninos que muestran a las niñas!

Parecen querer perpetuar un prototipo de mujer conservadora y espantar así, a cualquier idea feminista sobre la mujer, pero no; no pretendo ni tengo los conocimientos y capacidad suficientes para disertar sobre algo tan peliagudo y polémico...

Cierto es que hay honrosas excepciones en las últimas produccciones como "Mulan" o "Brave", donde las heroínas protagonistas no necesitan un super macho que las rescate. Muchos y muchas aplaudimos esa iniciativa más progresista.

 

Yo, en realidad, quiero centrarme en la vieja película " La Bella Durmiente" y su reciente versión del personaje verdaderamente interesante de este cuento: "Maléfica".

Se ha vendido esta adaptación como una visión actualizada más propia de nuestro tiempo, pero pocos saben la verdadera historia que yo humildemente os voy a relatar a continuación.

Maléfica maldice a Aurora, la princesa protagonista, a NO conocer NUNCA el amor de un hombre.

No es verdad que durmiera cien años tras pincharse con una rueca y que fue mágicamente despertada por un beso de amor verdadero.

Al fulminante pinchazo, que no pudieron evitar (y mira que lo intentaron), sus sobreprotectores padres, le sucedió y consumió un permanente estado de melancolía que la haría dormir a todas horas. En los pocos momentos que estaba en estado de vigilia soñaba despierta con caballeros maravillosos que la sacudieran de su desdicha y la permitieran escapar de su jaula de oro.

Maléfica, era increiblemente bella pero también muy creída y orgullosa. Estaba acostumbrada a tener a los hombres a sus pies, pero uno de ellos la utilizó y le rompió el corazón. (Esta parte oficialmente contada es absolutamente cierta).

Este infame hombre resultó ser luego el rey y padre de la desafortunada Aurora.

La desdichada princesa sufrió el despecho y la ira de la vengativa Maléfica, que como podéis comprobar, hacía honor a su nombre.

Aurora era bonita, dulce y exquisitamente amable. Todos los jóvenes casaderos del reino la encontraban agradable sí, pero algo insulsa, infantil y un pelín lúgubre, producto de su estado continuo de melancolía. Eran gentiles con ella, porque ella no merecía por su buen carácter, ningún gesto de descortesía.

Pero, aynnns!! la maldición surtía efecto y ninguno sentía ni la más mínima atracción por ella.

Pero esta brujeril blasfemia, al mismo tiempo, hizo su efecto "boomerang" en Maléfica y ella también perdió su hasta ahora, irresistible encanto para los hombres.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com