Cero Absoluto nº2 El Amanecer de la Odisea (II)

Por Alex Bremdon
Enviado el 14/01/2018, clasificado en Ciencia ficción
119 visitas

Marcar como favorito

      Dicen que en el espacio nadie puede oir tus gritos, pero los mios hicieron que Harold despertara sobresaltado a mi lado en la cama.

      -¿Otra vez las pesadillas, Jean?

      -Si, los mismos malos sueños que me atormentan desde hace años, pero ahora hay algo más. Algo peor.

      -¿A que te refieres?

      -Puedo oirlos, Harold. Puedo sentir el pánico, el dolor y la desesperación de millones de personas, atrapadas en el caos infernal que es ahora la galaxia.

      -¿Oyes...voces?¿Ves cosas?

      -No, no estoy loca. No se trata de eso.

      -Hasta el Incidente Hades consumías psicofarmacos en secreto. Ahora, misteriosamente, ya no los necesitas. O eso parece. No soy psiquiatra, Jean, pero... Luego está el consumo de drogas, que sé que no has abandonado. Quizás creas que no lo he notado, pero sospecho que ingeriste pastillas de Fuego Azul anoche, antes de acostarte conmigo.

      -Lo siento. Es la costumbre.

      -¿De que huyes, Jean Connors?

      -Del pasado, de mis recuerdos. De la guerra.

       -Jean, ¿que es Cero Absoluto?

       -¿Como...?

      -Has hablado en sueños, no he podido evitar oirlo. Ahora, respondemé. No quiero que haya secretos entre nosotros. Me necesitas, necesitar confiar en mí como yo necesito confiar en mi. ¿Que es Cero Absoluto?

      Mire al joven médico directamente a los ojos. Y supe que tenía razón. Ya era hora de hacer frente a las mentiras y a los secretos, al menos entre nosotros.

      -Harold, alguien está planeando el exterminio de toda la humanidad.

      -¿Que?

      La voz de Atenea se oyó en la habitación.

      -Jean, la doctora Shelley ha salido del coma. Está despierta y puede hablar.

      -Gracias, Atenea. El doctor Whitchman y yo vamos ensequida a la enfermería.

 

      Mary Shelley se encontraba tumbada en una de las camas del avanzado centro médico de urgencias conocido como la Enfermería. Uno de los robots sanitarios relataba a Harold el estado clínico de la paciente. 

      -La doctora parece haberse recobrado , pero hemos encontrado que no recuerda nada del Incidente Hades, incluso su mente tiene grandes lagunas de memoria a largo y medio plazo. Sus conocimientos cientificos y su identidad parecen intactos, sin embargo.

      La doctora Shelley me miraba fijamente, cuando, de repente, pasó suavemente su mano por mi nivea cabellera y dijo algo que en ese momento me dejó desconcertada, pero que más tarde, a lo largo de nuestra odisea cobraría un importante significado.

      -Dios mio, la profecía de La Palabra....La Gran Dama Blanca....

      


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com