De cuando la abeja va al la flor

Por vikingos en mi sopa
Enviado el 23/05/2013, clasificado en Adultos / eróticos
3234 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

 

Ella se abrió de piernas delante de mí. Su coño era hermoso.                                         Con un bello negro bien recortado. Los labios de ese rosado oscuro que las mujeres morenas poseen.

Completamente empalmado y con su sonrisa pícara incitándome a devorarla, la penetré con fuerza hasta la empuñadura. Ella gritó de placer. Yo noté la humedad y la calidez de su cueva y comencé a penetrarla con ritmo aunque sin prisa.

Era como un animal dando rienda a mis instintos mientras ella se desacía en gemidos y se retorcía de placer.

Al cabo de un rato cuando los dos estabamos desatados le dí la vuelta sobre la cama y ella se arrodilló ofreciéndome sus nalgas, me dieron ganas de comérmela. Le puse saliva en el ano y se la metí poco a poco y seguí follándomela sin prisa, hirviéndo a fuego lento, tomándola para mí por completo.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com