Las cenizas de El Cairo II

Por Arturo Zegarra
Enviado el 24/05/2013, clasificado en Varios / otros
438 visitas

Marcar como favorito

A Aria le gustanban los nuevos amos de Egipto.

Eran mas limpios y educados que los británicos y mejores amantes. Su nombre además hacia juego con su teoria racial lo que la mayoria de los altos oficiales alemanes consideraban que le daba mas respetabilidad.

Ella era consciente de su belleza, medía 1.74 y era muy voluptuosa, su pelo rizado y oscuro enmarcaba unos inmensos ojos verdes por los que los hombres habían llegado a pelear con cuchillos. Ella había considerado esa belleza como una tortura cuando a partir de los doce años un familiar habia intentado violarla y desde entonces todos los hombres ansiaban poseerla. Y desde entonces también siempre llevaba un broche del que se extraia una afiladísma daga

Sólo habia amado una vez. Tenía 17 años.

Él era el agregado militar de la embajada española en Egipto y un joven oficial 13 años mayor. Ella adoraba su timidez y sus ojos castaños y tristes. Con él su corazón no tenía miedo.

Aria adoraba escuchar sus historias después de hacer el amor,le encantaba ver como leia sus grueso tomos de guerra e incluso cocinar para él.

Aria se sentía plena cuando el se derramaba suavemente en su interior y susurraba suavemente "te amo".

Algunas veces, al despertar, lo encontraba mirando como ella dormia desnuda."Sólo disfrutaba de mi fortuna cariño" decia con una media sonrisa. 

Y entonces llegó la guerra. Y todo terminó

Aunque España no era un país en guerra, el personal militar español fue evacuado de la capital.

Él le suplicó que le acompañara, pero Aria temió dejar a su madre y su hermano y finalmente el acabó partiendo solo. Aria aun recordaba cómo él le miraba al despertar y, en esos momentos, sentia ganas de morir. Pero no habia muerto.

De hecho estaba más viva y bella que nunca. Su principal amante era el comandante de la guarnicion aleman de El Cairo, lo que la convertía en la virtual reina del lugar.

En sus fiestas corría el champagne frances, y todos los licores posibles, se fumaba opio, habia multitud de chicas, era un continuo desenfreno todos los dias,la despreocupación absoluta mientras en otras partes del mundo la guerra era un infierno helado donde una generacíon era exterminada.

La guerra estaba en su punto culminante y sólo habia una palabra en boca de todos: Stalingrado.

 

 

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com