LA GRAN INCOGNITA

Por Eusebio Efe
Enviado el 05/06/2013, clasificado en Reflexiones
768 visitas

Marcar como favorito

    LA GRAN INCOGNITA

 

Todos nos hemos hecho muchas veces preguntas sobre nuestra existencia. ¿Por qué vivimos? ¿Por qué morimos? ¿Hay algo después de la muerte?

Sobre esta última cuestión hay muchos pensamientos, pero sobre todo hay dos claras posiciones: las basadas en la ciencia y las de las convicciones.

Yo, ahí, no voy a entrar. Respeto tanto a los que tienen una óptica objetiva y científica, como a los que tienen creencias religiosas o personales. Cada uno es libre de creer o no creer en lo que le venga en gana, siempre que respete a los demás. Pero sí que me gustaría hablar sobre la muerte y lo voy a hacer basándome en hechos reales.

La vida es un gran misterio.

La única verdad que conocemos en el momento de nacer es que vamos a morir. Desde que nacemos estamos predestinados para lo peor, para la muerte.

Y ¿Por qué morimos?

Pues porque los seres vivos tenemos la “mala” costumbre de respirar oxigeno, lo que hace que nuestro organismo se desintegre.

Es un ciclo de la vida y es necesario.

Imaginaros que no muriésemos nunca, que desde el homo sapiens no hubiese muerto nadie. No cabríamos en el planeta. Haciendo una simple operación matemática nos damos cuenta de que la tierra se hubiese desbordado en población. Además, hace muchos siglos que habría habido alguna ley que prohibiese la natalidad, por lo que ni tú ni yo estaríamos aquí ahora.se habría esterilizado a la raza humana.

Tenemos que morir para que otros nazcan.

¿Qué pasa cuando morimos? ¿Cómo es la transición del estado material al inmaterial o invisible?

Lo que está claro es que nuestro cuerpo es materia orgánica y se descompone. Y también es cierto que somos energía y esta se transforma.

Pero una cosa es el cuerpo y otra el alma o el espíritu o como queramos llamarlo. El cuerpo realiza unas funciones y el alma otras.

Por ejemplo, el cuerpo puede amar, pero solo físicamente.

El sentimiento de amar, sus sensaciones, la felicidad, el desamor, eso lo produce el alma. El diccionario lo dice, alma o ánima: principio o entidad inmaterial e invisible que poseerían los seres vivos.

La posibilidad de la existencia de un espíritu inmortal que perdura más allá de la muerte del cuerpo físico es algo que se ha planteado gran cantidad de pensadores y científicos a lo largo de la historia.

Recordemos que nuestro cerebro solo utiliza el cinco por ciento de su potencial, por lo que está claro que apenas sabemos aprovechar nuestro pensamiento y energía.

Quizá, algún día, enseñen en las escuelas técnicas para desarrollarlo y ese día progresaremos en la ciencia.

Hay muchas incógnitas respecto a este tema pero la realidad es que nadie sabe lo que hay después del trance, todo se basa en las creencias de cada persona.

Por ahora, lo mejor que podemos hacer es disfrutar lo que nos quede de vida.

 

P.D.: Me acabo de acordar que si hay una cosa después de la muerte, los gastos del funeral.

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com