EL PESO DE LA JUSTICIA

Por dapiso
Enviado el 09/06/2013, clasificado en Reflexiones
215 visitas

Marcar como favorito

 

 

 

                                        

 

                                               EL PESO DELA JUSTICIA

 

Hay, ha habido y habrá casos de enorme injusticia/injusticias, desgraciadamente, como pudieron ser el resultado de sentencias o de lo que no hubo ni siquiera sentencias y debía de haberlas habido. Por citar algún ejemplo de lo que habló podríamos mencionar la novela de Alejandro Dumas “El conde de Montecristo” en la que Edmundo Dantés (representada por Gérard Depardieu en la pantalla) se ve involucrado en una conspiración de la que es inocente, enjuiciado en extrañas circunstancias y condenado a pasar el resto de sus días en la prisión del castillo lf. Desposeído de dignidad e identidad. Cuando ya lo veía todo perdido gracias a un cúmulo de casualidades le permiten escapar de prisión. Y es cuando comienza la venganza cómo recordaran.

O el caso de la película “El fugitivo” en la que el doctor Richard Kimble (Harrison Ford en la película) es acusado del asesinato de su esposa. Y condenado a una inyección letal. Y cuando es dirigido a prisión surge un accidente y logra huir. Y a partir de aquí trata de demostrar su inocencia. O recientemente puesta en televisión “Vencedores o vencidos” de Stanley Kramer, que trata dela SegundaGuerraMundial y después de la derrota nazi se lleva a cabo un juicio en un tribunal internacional con el propósito de impartir justicia en base a los actos criminales llevados a cabo por el ejército alemán.

Pues primeramente debe saberse qué se enjuicia para poder enjuiciar debidamente, y que esto fuese todo lo riguroso posible. Al margen claro esta de la relatividad que puedan existir en las leyes a la hora de entenderlas y ponerlas en práctica, o lo ya de por si injusto uso que se hace de “la ley” y exista una justicia para ricos y otra para pobres. Cuando lo que tendría de tratar de ser “la justicia” es igual y justa para todos. Que debería ser su pretensión al menos en una democracia.

Y habrá casos en que encima de cargar con culpas ajenas a la persona, haya sido todo irreversible y no haya existido ni compensación ni reconocimiento alguno para dichas personas. Y además no haya recaído castigo alguno sobre los verdaderos culpables. Y tal vez resulte demasiado cristiano pensar que sin hacer nadie nada por ello las cosas se resuelvan por si solas y cada cual tendrá lo que debería ser su justo merecido. Y opino que cuando no se es justo, con algo, tal vez se sea injusto, y hay veces que pudiera ser esto enormemente. Por lo que habría que intentar ser ecuánimes y saber sobre quien se hace recaer el peso de la justicia.

 

 

 

 

                                      

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao