CARTA EN BLANCO (PARTE UNO)

Por Vian
Enviado el 13/06/2013, clasificado en Amor / Románticos
1126 visitas

Marcar como favorito

Noche numero seis y aun no he escrito nada, hay tantas cosas en mi cabeza, tanto que decir y sin poder plasmarlo, me rindo mañana buscare al escritor.

Mohamed.- Néstor viejo amigo, llevo casi una semana intentándolo y no lo he podido conseguir, me temo tomare la opción que desde un principio me brindo.

Néstor -Lo ves, te lo dije, además solo es una carta.

Mohamed-No es solo una carta, de verdad necesito a alguien que pueda ayudarme con esto.

Néstor -Pues escribe lo que sientas, lo que te salga del corazón.

Mohamed-Es que ese no es el problema viejo amigo, el problema es que no sé como decirlo.

Néstor -Entonces vayamos a buscar a algún escritor de una buena ves, ellos saben como decir las cosas de una bonita y sutil manera y más aun si se trata de algo para una mujer.

Mohamed- Pero que diablos dices, no se trata de una mujer, se trata de mí mujer que es muy diferente que acaso lo olvidas.

Néstor- Ya no discuta mas, mire hemos llegado, adelante pase y hable con el escritor.

Escritor- Buenos días caballeros que pues hacer por ustedes.

Mohamed- He venido por que necesito ayuda con cierta carta que quiero darle a mi mujer, pero no sé como escribirla.

Escritor- Ya veo, pero señor lamento informarle que soy novelista, no poeta.

Mohamed- Vamos no sea modesto, yo sé que algo mejor que yo, si puede escribir, por favor necesito me ayude.

Escritor- Esta bien pero que quiere que diga, al menos deme una idea.

Mohamed- Dígame señor… disculpe que descortés de mi parte olvide preguntar su nombre.

Escritor- claro claro, no tenga por que preocuparse suele pasar, me llamo Gabriel.

Mohamed- Dígame señor Gabriel alguna vez ha estado enamorado?

Gabriel- Si, por supuesto, de una encantadora dama permítame agregar

Mohamed- Excelente, no necesita mas idea que esa, volveré mañana por la mañana por la carta hasta entonces. (Mohamed y Néstor se dirigieron a la puerta de salida del lugar, un viejo y antiguo edificio, algo olvidado por la modernización, bastante anticuado para muchos, pero muy romántico para otros.)

Gabriel- Aguarde un segundo sr. Mohamed, escribiré lo que me pide, pero prométame que hoy saldrá con la mujer a quien ira dirigida esta carta.

Mohamed- (extrañado) Claro no hay problema, lo hare

Gabriel- Vaya a dar un paseo con ella, algo que nunca olviden, a algún lugar especial, mágico para los dos, tómela de la mano, cada instante que pueda recuérdele lo mucho que la ama, bésela como si fuera el ultimo beso que le dará, llévele a cenar trátela como la princesa que es para usted, después llévela a casa y por esta noche no duerman… y así entonces tendré lista la carta que me pide.

(Mohamed aunque intrigado y algo confundido acepto.)

Mohamed- Esta bien nos vemos por la mañana.

(Los dos amigos salieron del lugar y caminaron por la gran avenida, bastante transitada por tantas y tantas personas.)

Mohamed- Bueno viejo amigo, tengo que irme, debo hacer lo que el escritor me dijo, de verdad quiero esa carta.

Néstor- Perfecto, espero mañana me cuentes en que termino todo esto

(Cada uno tomo un camino opuesto del otro, Mohamed cruzo la gran avenida caminaba de prisa, por fin llego al hogar de su mujer, toco la puerta estrepitosamente, Ella abrió en seguida.)

Ella- Mi amor que sorpresa, nunca vienes a verme tan temprano, a que se debe tu inusual visita.

Mohamed- Te extrañaba eso es todo.

Ella- Que lindo eres, y dime que tienes planeado hacer, o nos quedaremos en casa.

Mohamed- No, volveremos mas tarde a casa, por ahora acompáñame y lo averiguaras

Ambos caminamos un rato hasta la estación del tren, tomamos un vagón con destino al parque Jardines Eternos.

Ella- ¿Dónde estamos Mohamed?

Mohamed- ¿No reconoces el lugar?

Ella- Cariño es el parque a donde solíamos venir cuando jóvenes

Mohamed- Así es

Conversamos durante horas aunque no parecía, no me cansaba de ver cual bella lucia esa tarde, pronto comenzó a ocultarse el sol.

Mohamed- Es hora de irnos, hay que tomar el tren de regreso, anda vamos, que el día aun no termina.

Una vez de vuelta bajamos del vagón, la noche comenzaba a caer sobre nosotros.

Ella- ¿Ahora a donde nos dirigimos?

Mohamed- Tranquila, sé que te encantara

Ella- Mi amor es enserio... Este es el lugar, es precioso…

(Un modesto restaurante con una mesa para dos adornada para la ocasión con pétalos de flores y un par de velas con aroma, bajo la hermosa noche llena de estrellas y una esplendida luna nueva, era el ambiente perfecto)

Ella- De verdad gracias, no tenias por que hacerlo, hoy no es ninguna fecha especial para nosotros.

Sentados y degustando la deliciosa cena en aquel acogedor lugar y después de unos segundos de silencio

Mohamed- Te amo

Ella-(sonriendo) Lo sé mi amor, llevas todo el día recordándomelo y sabes que yo también te amo a ti.

(Tiempo más tarde) Mohamed- Creo que es hora de regresar a casa…

No es necesario mencionar todo lo que sucedió hasta llegar al momento en que nos encontrábamos en la habitación… Un día tan mágico y especial como este no podía terminar de ninguna otra manera.

Prenda por prenda te fui desprendiendo de ella, nunca había visto figura mas perfecta, un cuerpo tan bello, tan hermoso, te amo… susurre a tu oído, con una respiración agitada y voz trémula respondiste

Ella- Lo sé… y yo… ta..ta..tambien aa a ti...

Horas y horas transcurrieron, tal y como el escritor lo menciono no dormimos en toda la noche, al final exhausta te quedaste dormida, la luz del día brotaba por una ventana, Tú dormías profundamente, me levante de la cama con el cuidado de no despertarte, antes de partir por la carta, estuve parado unos minutos admirando tan encantadora y hermosa imagen, algo tan natural, tan precioso, tu cuerpo desnudo entre cobijado mientras dormías, era todo tan lindo… rápidamente salí por la carta.

Gabriel- Buenos días señor en que puedo ayudarle.

Mohamed- ¿Disculpe? Vengo a recoger la carta, lo recuerda?

Gabriel- Claro claro que lo recuerdo, permítame un momento… mire aquí esta, dentro de este sobre.

Tome la carta entre mis manos

Mohamed- Muchísimas gracias, ¿cuanto le debo?

Gabriel- Descuide, no es nada lo hago por gusto, no por otra cosa

Mohamed- En ese caso, gracias hasta luego

Gabriel- Espere espere, no leerá primero la carta antes de entregarla?

Mohamed- Confió en su habilidad con las palabras.

Salí del edificio, corrí a casa, por fin tenia la carta en mis manos, llegue a la habitación, por suerte aun no despertabas, estuve admirándote hasta que abriste los ojos.


Ella- Mi amor que haces despierto tan temprano?

Mohamed- Lo siento tuve que ir por algo, mira esto es para ti

Ella- Mas detalles de tu parte, gracias mi amor, pero que es?

Mohamed- Solo léelo, es todo lo que siento por ti y lo que significas para mí,

Mi corazón latía con fuerza, casi podía escucharlo, ella abrió el sobre, sostuvo la carta en sus manos y al par de minutos las lágrimas corrieron por sus mejillas...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com