Un lugar en las sombras

Por Fantasma de un hombre
Enviado el 25/06/2013, clasificado en Drama
980 visitas

Marcar como favorito

El tiempo no espera a nadie. Lenta pero constantemente avanza, sin doblegarse a ninguna voluntad, sin piedad ni misericordia. El tiempo es justo, pero no bondadoso. Un instante tras otro, poco a poco, casi sin percatarnos, nos lleva a todos a nuestro inevitable final.

Y el no era menos que nadie. Pensaba en eso mientras miraba al techo de su habitación. ¿Acaso nuestro destino ya estaba escrito en algún macabro lugar?. ¿Somos nosotros los que forjamos ese sino?. ¿Puede un simple hombre cambiar una fuerza tan grande?. 

Ciertamente se sobrecogía ante tales preguntas. Pues sabía que por mucho que existiera la humanidad nunca conseguiría responderlas. Sonrío amargamente. No podía evitar pensar que, por mucho que la humanidad hubiera avanzado, seguíamos sin poder aclarar los asuntos del corazón. Y quizás por eso la vida es tan interesante, porque a veces, fuera de toda lógica, las cosas pasan, sin explicación, sin ninguna razón aparente. 

El no quería morir. Y eso era nuevo para el. Siempre pensó que ese era su destino. Y como un soplo de aire fresco llego ella. La razón por la que merece la pena intentar truncar su propia suerte. Con esa sonrisa que hacia que los problemas no existieran. Ojos capaces de espantar cualquier fantasma. Caricias que curan cualquier zarpazo al corazón. Esas palabras que llenan de valor. Esos besos que alejan cualquier demonio. Aquella voz que envidian incluso los ángeles.

 La beso en los labios. Sin poder evitarlo una lagrima resbalo por su mejilla y le mojo el pecho. Acerco sus labios a su oido y susurro "He sido tuyo hasta el final". Se marcho de la habitación de aquel hospital dejándola sola. No miro atrás, no podía. Con una fuerza sobrehumana llego a casa. Estaba haciendo lo correcto, estaba mirando hacia delante al futuro.

Cogió el teléfono y marco el numero. Estoy haciendo lo correcto se repetía, estoy mirando al futuro. Aun así no pudo evitar que las lagrimas se deslizasen por su rostro cuando la voz de una chica joven sonó al otro lado del teléfono.

.-"911 ¿Cual es su emergencia"

Su voz temblaba. 

.-"Quería informar de que en el 14 C de la Calle Montalvo hay una persona muerta, vengan pronto por favor" 

Corto el teléfono. Tenia poco tiempo. El no quería morir, pero contra toda lógica, intentaría cambiar el destino El agua de la bañera estaba caliente. El cristal con el que se abrió las venas era frio como el hielo. No la volvería a ver. Pero estaba haciendo lo correcto. Una vida por otra. Un futuro por otro. Ella le dio todo y era tiempo de dar. 

Sonrió, pues un simple hombre había cambiado el destino. Contra toda lógica. Solo le estaba dando lo que era suyo, pues su vida siempre fue suya. La muerte lo torno todo negro.

Cuando los hombres de urgencias llegaron encontraron el cadaver de un hombre y en el suelo una carta, que así rezaba.

"Se que me odiaras por lo que acabo de hacer. Siempre me dijiste que conservase la esperanza, que algun día el transplante llegaría. Pero no me podia arriesgar a confiar en el destino, asi que decidi cambiarlo. Espero que seas feliz el resto de tu vida. Mi ultimo regalo es este. Un futuro en el que puedas ser feliz. No me odies por esto. 

Para que tu puedas ver la luz yo tengo que ocupar un lugar en las sombras."


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com