Los Archivos de Lacerta (4 p )

Por DAEP
Enviado el 07/07/2013, clasificado en Reflexiones
118 visitas

Marcar como favorito

8 Pregunta: ¿Usted no me ha permitido sacarle fotografías? – lo que
sería muy útil demostrar su existencia real y la verdad de esta historia – ¿puede
describirse detalladamente?

 

Respuesta: Yo sé que sería útil para demostrar la autenticidad de ésta
entrevista si usted puede hacer algunas fotografías de mí. Por otra parte, los
humanos son muy escépticos (esto es bueno para nosotros y para las especies
extraterrestres que actúan en secreto en este planeta) y aún cuando usted me
sacara tales fotografías, muchos de su tipo dirían que ellas son un fraude, que
sólo soy una mujer humana enmascarada o algo así (eso sería muy ofensivo para
mí). Usted debe entender que no le puedo dar permiso para hacer fotografías de
mí o de mi equipo. Esto tiene varias razones que yo no quiero discutir con
usted, una es la de guardar el secreto de nuestra existencia, otra razón es más
religiosa. No obstante, usted tiene permiso para hacer dibujos de mi mirada y de
mi equipo que yo puedo mostrarle después. También puedo intentar describirme,
pero yo dudo que otros de su tipo pudieran imaginar mi mirada real, porque el
rechazo automático a la existencia de especies reptiles y generalmente de otras
formas inteligentes es parte de la programación de su mente. Bien, intentaré
describirme. Imagine el cuerpo de una mujer humana normal y usted tiene una
imaginación buena de mi cuerpo. Como usted, yo tengo una cabeza, dos brazos, dos
manos, dos piernas y dos pies, y las proporciones de mi cuerpo son iguales a la
suya. Como hembra, tengo también dos pechos, ya que a pesar de nuestro origen de
reptil, nosotros hemos empezado a darles leche a nuestros bebés durante el
proceso de evolución -esto pasó alrededor de hace 30 millones de años- porque
ésta es la mejor forma para preservar al joven vivo. La evolución ya había
desarrollado esto para sus especies en la edad de los dinosaurios y -un poco
tarde- también para nosotros. Esto no significa que nosotros somos ahora
verdaderos mamíferos, pero los pechos de nosotros no son tan grandes como los de
la mujer humana y el tamaño de estos son generalmente igual para cada hembra de
mi tipo. Los órganos de reproducción externos son para ambos sexos más pequeños
que los de los humanos, pero ellos son visibles y tienen la misma función como
los de ustedes (otro regalo de la evolución a nuestras especies).

 

                Mi piel es principalmente de un color verde-crema -más tirando a un verde
pálido- y tenemos algunos modelos de irregularidades de puntos castaños (cada
punto del tamaño de 1-2 centímetros) en nuestra piel y en nuestra cara (los
modelos son diferentes para ambos sexos, pero las hembras tienen más, sobre todo
en la parte más baja del cuerpo y en la cara). Usted puede verlos, como en mi
caso, dos líneas encima de las cejas que cruzan mi frente, mi mejilla y mi
barbilla. Mis ojos son un poco más grandes que los humanos (por esta razón,
nosotros podemos ver mejor en la oscuridad) y normalmente grandes pupilas
negras, rodeadas de un lirio luminoso-verde pequeño (los varones tienen un lirio
oscuro-verde). La pupila es muy frágil y puede cambiar su tamaño de una línea
negra pequeña a un óvalo con forma de huevo abierto, porque nuestra retina es
muy sensible a la luz y la pupila debe soportar esto. Tenemos orejas redondas
externas, pero son más pequeñas y no tan curva como la suya, pero podemos oír
mejor porque nuestras orejas son más sensibles al sonido (también podemos oír un
rango sónico más). Hay un músculo o “tapa” encima de las orejas que pueden
cerrarlas completamente (por ejemplo bajo agua). Nuestra nariz es más puntiaguda
y curva con forma de V entre los orificios nasales que habilitaron los
antepasados para sentir la temperatura. Hemos perdido la mayor parte de ésta
habilidad, pero todavía podemos sentir mucho mejor la temperatura con este
“órgano.” Nuestros labios son como los suyos (los de las hembras un poco más
grande que los de los varones), pero de un color castaño pálido y nuestros
dientes son muy blancos y fuertes, y un poquito más largos y puntiagudos que sus
dientes suaves de mamífero. No tenemos ningún color de pelo diferente al de
ustedes (pero hay una tradición de tener distintos colores de pelos según las
diferentes edades) y el color original es -que a mí me gusta- un castaño
verdoso. Nuestros vellos son entonces más espesos y más fuertes que el suyo y
crecen muy lentos. Además, la cabeza es la única parte de nuestro cuerpo donde
nosotros tenemos vellos.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com