SORPRESA

Por Benjamin.J.Green
Enviado el 13/07/2013, clasificado en Varios / otros
964 visitas

Marcar como favorito

El otro dia estaba de limpieza en el trastero y dentro de unas cajas de carton,

ultimos vestigios de mi matrimonio.

Encontre algo que me hizo sonreir y recordar con algo de ternura y tristeza,un

episodio sonado,de los primeros meses de amor con mi ex.

Fue una situacion algo insolita y bastante vergonzosa,aunque por otra parte

comica y ridicula.

Nunca en mi vida habia metido tanto la gamba....y esta vez,hasta el cuello.

Entonces llevaba viviendo con la que seria mi esposa,unos dos meses y la cosa

iba por buen camino,teniamos pensado casarnos en cuanto pudieramos,cosas

del amor.

Yo aun no conocia a sus padres,ellos vivian bastante lejos y aun no habiamos

podido hacerles una visita a su pueblo.

Por aquel entonces,mi trabajo me obligaba a viajar,una semana o dos,cada dos

meses,mas o menos.

Despues de uno de esos viajes,habiendo llegado a casa,un dia antes de lo previsto,

sin que yo avisara y siendo pronto,se me ocurio que podria preparar una buena

cena,para darle una sorpresa y de paso celebrar,un poco,mi vuelta.

Ella solia llegar de trabajar a eso de las nueve,eran las siete,asi que tenia

tiempo para prepararlo todo y no se porque,pero me acorde de un regalo de

mis amigos,de mi ultimo cumpleaños.

Era un delantal,que tenia una peculiaridad,al altura del sexo,se abria una

puertecita,lo que te dejaba el sexo al aire,si ibas desnudo,claro.

Se suponia que era gracioso

A mala hora se me ocurio desnudarme y ponerme el dichoso delantal.

Habia decidido cocinar uno espaguetis a la carbonara,me salen de vicio y me

puse manos a la obra.

Prepare la mesa,coci la pasta,añadi,taquitos de jamon,le da mas sabor que el

baicon,la nata,pimienta,unas gotas de vino,en fin.

Estaba acabando cuando oi ruido en casa,tenia la puerta de la cocina cerrada y

me imagine las risas de mi chica,al verme con semejante atuendo,asi que

abri la puertecilla del delantal,encendi un porro de marihuana,me servi una copa

vino y espere que se abriera la puerta.

No veas el cuadro,yo con mi delantal descapotable,con el rabo a la interperie,

un porro en una mano y una copa de un exelente rioja en la otra.

Y la puerta se abrio.

Pero en vez de mi chica,alli parados,mirandome con los ojos como platos

estaban,su madre,su padre,su hermana,su cuñado y entraron corriendo

dos niños(sus sobrinos)que se quedaron quietos al verme,en mi papel

de satiro del delantal.

Me tape el sexo con la mano del porro,lo que no mejoro mucho la situacion y

cuando por fin aparecio ella,vi como se iba poniendo roja como un tomate,con

los ojos muy abiertos,hasta que exploto de risa,ella y sus allegados,menos

mi futura suegra.

Nunca habia visto reir a mi chica de esa manera,casi le da algo y yo como una

amapola,sin poder escapar hacia la habitacion,para poder cambiarme.

Toda esta gente bloqueaba la puerta y como todos se estaban partiendo

de risa,tuve que aguantar el chaparon unos minutos mas,ya con la puertecilla

cerrada,pero aun con el culo al aire.

Hasta que mi suegro,entre hipo y hipo,me pregunto si podia servirse una copa

de vino.

habian venido a pasar unos dias para conocerme y al dia siguiente,iban a darme

una sorpresa,eso si,la sorpresa se la di a ellos y vaya sorpresa,aun me pongo

rojo solo de pensarlo.

La cena fue un poco rara,el que mejor se lo tomo fue mi suegro,aunque de 

vez en cuando me miraba como diciendo...asi que delantal descapotable...

Mi suegra fue otro cantar,miradas de madre indignada y preocupada por

su amada hija tan inocente ella,en manos de semejante pervertido.

Mi cuñada a ser mas joven,se reia de vez en cuando y me guiñaba el ojo.

Su marido no podia ni mirarme,se atragantaba de la risa,pero no le hizo

asco al vino.

Eso si me converti en heroe para los niños,vete tu a saber porque.

Creo que esa noche bebimos un poco mas de la cuenta y yo no abri

mucho la boca.

En cuanto a mi chica ella me miraba con ojos de:

Por dios tio,como se te ha ocurrido semejante cosa.

Asi que ya tarde,cuando todos se habian ido,me sente en el sofa,dispuesto

a aguantar la tormenta con resignacion y tranquilidad.

Cuando veo aparecer mi amor,vestida de camarera sexy,con el dichoso

delantal descapotable en la mano.

Recuerdo que esa fue una buena noche de sexo,al final los planes habian

salido mas o menos,dejando a un lado mi orgullo herido y mi dignidad

pisoteada.

Desde entonces en su familia y parte de su pueblo,me converti en

el tipo del delantal.

Asi que cuando querais sorprender a vuestra pareja con lo que sea,relacionado

con el sexo,procurar que la familia este donde tiene que estar,lejos.

PD:

Es una historia real,ya ni me acordaba de aquello,en mi armario esta

el delantal,igual un dia de estos,intento sorprender a otra.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com