Soneto-8

Por balamgo
Enviado el 30/04/2011, clasificado en Poesía
1489 visitas

Marcar como favorito


Era una noche de primavera,
luna radiante y frescos olores.
El alma invadida por los temores,
abierta la puerta, entra la quimera.
Y la vi con carita muy sincera,
dándole como reina los honores;
evitándole los sinsabores,
la puse como icono en la encimera.
Cuando la primavera terminaba
un presentimiento vino a la mente,
miré a la encimera, ya no estaba;
tal como vino, sigilosamente,
se fue mi sueño, se evaporaba;
quedé trastornado como demente.
----------(soneto 8)


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com