LOS SIETE REINOS DEL CIRCULO ESTELAR

Por ariadna
Enviado el 18/05/2012, clasificado en Fantasía
1126 visitas

Marcar como favorito

Era medio día, el sol brillaba a través de las montañas y  las gotas de rocío caían de hoja en hoja siendo recogidas por las ninfas de la lluvia.

El canto de los pájaros se escuchaba muy arriba en el cielo y un precioso arco iris asomaba sus colores por el horizonte.

El reino de Atlanta era un precioso lugar en el que ninfas, elfos y criaturas mágicas convivían por el simple hecho de tener una sola cosa en común: la magia.

Allí no existía el tiempo, cada criatura mágica hacia lo que quería, como quería y cuando quería, excepto por un pequeño detalle.

Aquel magnifico reino, bello, iluminado por la magia y el canto de los pájaros, era gobernado por un rey, elfo de la justicia  y una reina, ninfa del viento. Para ambos, ese día era el más feliz de su existencia.

Habían dado fruto a una preciosa niña, una ninfa a la que llamaron Serena. Su pelo era rubio cual rayo de sol y sus ojos azules como el mismísimo cielo.

Todos los seres mágicos acudieron al encuentro con el rey y la reina de Atlanta, deseaban ver a la preciosa ninfa recién nacida.

Unicornios y hadas, ninfas y elfos observaban a la preciosa bebe, mientras el rugido del viento y el extraño silencio de los alrededores, advertían que la ninfa de los elementos estaba a punto de llegar.

Esta ninfa, era la responsable de adjudicar a qué se dedicarían las criaturas mágicas el resto de su vida, y estaba a punto de nombrar a  Serena su trabajo.

La ninfa, de una increíble belleza, de pelo castaño y corto, y con una diadema de hojas en la cabeza, con un halo de luz rodeándole el cuerpo observaba a SERENA, la cual dormía en brazos de su madre.

La ninfa, tras unos minutos de pensárselo, se dirigió hacia los padres de la muchacha.

-majestades, Serena es aun muy joven para acceder a este cargo que me dispongo a darla, pero estoy segura que cuando cumpla la edad adecuada y sea una verdadera princesa del reino de Atlanta, no cabrá duda de que este será su cargo.

El rey observó a la ninfa, que flotaba en el aire como si de un ángel se tratara y entonces, esta prosiguió diciendo:

-majestad, la princesa Serena, será una futura guerrera del reino de Atlanta.

Al oír aquello los atlantinos se pusieron a murmurar y el rey tuvo que ordenar silencio con su bastón mágico, dando un par de golpes en el suelo.

-pero eso no puede ser-dijo la reina en un arrebato de preocupación a la ninfa de los elementos-mi hija no puede ser guerrera ¿no será una equivocación?

-¿equivocación? Eso nunca, vuestra hija ha nacido para servir al reino de Atlanta en un futuro próximo.

-¿pero no seria mejor nombrarla ninfa del viento o de las flores…?

-¡silencio! No cuestiones mis palabras-la ninfa de los elementos mandó callar a la reina-Serena será guerrera, y en un futuro salvará a nuestro reino de la destrucción.

El rey y la reina hicieron una reverencia. La ninfa de los elementos era como su dios.

-hágase tu voluntad-dijo la reina y acto seguido, la ninfa desapareció, no sin antes dejarle a la princesa recién nacida un precioso recuerdo, un collar en forma de ancla, el cual le serviría para realizar su destino.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com