Mi Vida Color de Rosa- Capítulo 1

Por Keita_love
Enviado el 17/07/2013, clasificado en Drama
702 visitas

Marcar como favorito

CAPÍTULO 1: La Vida y sus Diferentes Tonalidades.

 

En la vida nos podemos ver constantemente rodeados de hechos que marcan de una u otra forma nuestros pensamientos, nuestra personalidad; algunos de estos son alegres, otros no tanto.

Pero de lo que hay que estar seguros es que son esos mismos momentos los que hacen que miremos  nuestra existencia de diferentes maneras; en mi caso yo siempre pensé que mi vida era casi perfecta; color de rosa o algo así porque nunca me preocupé por cosas realmente importantes; como sea, la cuestión es que tal vez la vida puede llegar a ser color de rosa en un determinado instante; pero no siempre se mantendrá así.

¡Cuidado! me dijo Jhon,  para no caer sobre mi, cuando se lanzó al lago desde un viejo columpio, el muy tonto estuvo a punto de lastimarme, me quedé observándolo un momento, sabía que no podía enojarme con él, así que sólo sonreí. Era una hermosa tarde de verano, hacía mucho calor y yo me encontraba relajado flotando, sobre las aguas de un lago a las afueras de la ciudad; mientras Jhon nadaba, se acercó  donde yo estaba y acarició suavemente mi rostro.

-¿Está usted bien jovencito?-preguntó, luego mirándome fijamente y haciendo un gesto de ternura y compasión acercó lentamente sus labios a los míos,  me besó de manera suave y lenta, como si fuese ya costumbre.

-Te amo. ¿Lo sabes?- dijo Jhon, acariciando aun mi rostro, perdiéndose en mis ojos.

Quedé perplejo un instante, sin saber por qué sentía unas leves ganas de llorar

-Lo sé- respondí, reí serenamente como si Jhon y yo fuéramos cómplices de un gran secreto; uno como para sentir el suficiente egoísmo de no compartirlo a los demás, nadie lograría entenderlo, el mundo es tan vano. Volvimos a juntar nuestros labios y yo nuevamente me estremecí.

Todo era calma, tranquilidad, solo se escuchaba el sonido de los pájaros cantando, el zumbar de las abejas, el viento soplando entre los árboles, la perfecta paz y armonía de la madre naturaleza.  De pronto el viento cambió su curso, ya no era suave su brisa, sino todo lo contario, soplaba fuerte; pensé por un instante que se podría tratar de una tormenta que se avecinaba.

-Jhon! Será mejor que guardemos todo y nos marchemos- le dije mientras nadaba hacia la orilla del lago.

-Me parece lo mejor- me respondió sin replicar.

 En el momento en el que nos disponíamos a salir del lago escuché un grito aterrador, era Jhon.

-¡Ahhhhh! ¡Ayúdame!- gritaba, mientras trataba de mantenerse a flote, sus brazos se movían muy rápido pero no parecía funcionar, era como si algo lo estuviera jalando desde abajo del agua.

 Yo me desesperé y a medida que pasaban los segundos los gritos desgarradores de Jhon, mi impotencia y ansiedad aumentaban.

-Jhon, por favor cálmate, te voy a ayudar- grité tratando de nadar lo más rápido posible a donde se encontraba.

-Ahhhhh!  Alex, Me duele siento que algo me está lastimando- los gritos de Jhon eran de horror.

-Cálmate, por favor-le dije, lo tomé de la mano pero aquello que lo jalaba era más fuerte, mis esfuerzos por ayudarlo a desprenderse de la cosa que lo tenía sujeto eran inútiles.

-Aaaaaleeeex!- dijo dando un grito mucho más aterrador que los anteriores, sus brazos seguían moviéndose pero esta vez se habían teñido de rojo.

El agua también tomo color rojizo, mis esfuerzos no eran suficientes a pesar de todo, lo que sea que lo estuviera sosteniendo al parecer lo estaba devorando sin poder yo hacer algo. Finalmente Jhon dejó de mover sus brazos y se hundió en el lago, se había hundido, se había escapado de mis manos.

-Jhon! Jhon!-gritaba sin tener respuesta alguna, sumergía la cabeza en el agua sin tener resultados. El sitio había quedado en completo silencio, las aves ya no cantaban, el viento seguía soplando fuerte, estaba solo. Sentí ganas de llorar, más no pude al parecer aquel ser me había tomado ahora a mi de la pierna. Sentí un  gran jalón pero esta vez, no luché, sólo, me dejé hundir, sentí que ya no me quedaba aire en los pulmones y fue en ese momento, cuando me desperté de aquella pesadilla.

Si, todo había sido un sueño, un muy mal sueño y lo único catastrófico de ello fue que me caí de la cama, justo a tiempo para ir a la casa de Guy mi compañero de universidad.

Me levanté con cierto letargo, entré al baño y me miré al espejo por un momento, aquel sueño si me había puesto de malas ese día.

Chicos, la historia continua, lo que pasa es que es más larga; si desean leer la historia completa visiten mi blog: http://mividacolorderosalaserie.blogspot.com/2013/07/capitulo-1-la-vida-y-sus-diferentes.html

No olviden comentar y compartir, hasta una próxima ocasión.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com