Mi Vida Color de Rosa- Capítulo 2

Por Keita_love
Enviado el 25/07/2013, clasificado en Drama
917 visitas

Marcar como favorito

CAPÍTULO 2: Momentos

 

Anteriormente en mi vida color de rosa…pasé de una pesadilla a ser acosado por mi compañero de Universidad Guy y mi profesor para después ser consolado por un desconocido afeminado algo molesto; y ahora:

¿Alguna vez has querido enmendar o cambiar alguna circunstancia en tu vida? Hablo de ese deseo de poder volver el tiempo atrás y sencillamente hacer algo diferente a lo que ya pasó para que el resultado de las cosas sea opuesto a la catastrófica culpabilidad o tristeza; ese sentimiento que te hace ir tras una salida la cual te conduzca a un camino diferente de esa actual situación.

De nuevo me encontraba soñando con Jhon, estaba supuestamente en la universidad pero por alguna razón el ambiente tenía algo sombrío; era como si todo estuviera cubierto bajo una extraña pesadez en el ambiente. Me encontraba en uno de los salones de clase.

-¡Alex!-gritó Jhon-¡Alex!

Yo miraba para todo lado esperando poder verlo, no había nadie en el salón, se encontraba vacío.

Decidí salir al pasillo para poder encontrarlo.

-¡Alex!-le escuché de nuevo, pero el pasillo también estaba vacío, una horrible angustia me estremeció.

-¡Alex!, ayúdame-seguía gritando Jhon.

Esta vez el sonido era más lejano, supuse que Jhon se podía encontrar en el campus de la universidad, salí corriendo hacia la salida principal, corría muy rápido, pero el pasillo parecía haberse hecho más largo, finalmente paré de lo cansado que estaba y vi que la puerta se situaba en frente mío, me llené de valor, como si lo que hubiera tras la puerta me pudiera aterrar, respiré profundo y la abrí, di unos cuantos pasos temeroso, pero para mi sorpresa tampoco había nadie, el panorama era desolador, el cielo se cubría de una gran nube negra, además había una espesa neblina recorriendo todo el campus. Bajé los escalones de la entrada, de la universidad, me detuve, sentí alguien detrás mío, como una horrible presencia, di la vuelta lentamente; era Jhon pero la expresión de su cara era la de un demente; me miraba fijamente con un odio abismal.

-¿Qué tienes?-pregunté asustado-¿Por qué me ves así?

Jhon solo estaba de pie mirándome fijamente, era desconcertante.

-¡Jhon! Me estás asustando-dije acercándome lentamente.

-¡No te me muevas!- dijo Jhon alterado.

-Escucha no se qué te pasa pero no me importa, yo solo deseo ayudarte así que vamos a salir de aquí y todo estará bien-me acerqué para tomar su mano, pero el se lanzó hacia mi.

-¡Te lo dije!-gritó, y sacó de la parte de atrás de su pantalón un cuchillo con el que me apuñaló en el estómago.

Caí al piso de rodillas y sentí humedad en mi camiseta, sangre escurría en el piso, levanté mi cabeza pero Jhon ya no estaba; me encontraba herido y solo, en ese instante sentí que me ahogaba.

Toc, Toc; golpeó mi mamá a la puerta.

-¿Cariño, estás bien?-me preguntó.

-Si mami no te preocupes-respondí mientras me secaba algunas lágrimas de los ojos, mi corazón se encontraba acelerado.

-¿Estabas llorando?-dijo preocupada.

-No mamá, descuida.

-¡Ok! Baja a desayunar.

-Voy en un momento.

Terminé de secar las lágrimas de mis ojos, había sido un sueño horrible. Me levanté y entré al baño, observé mi rostro un buen rato en el espejo y sentí como mi corazón se arrugaba al igual que un pedazo de papel; llevé ambas manos a mi cabeza, mi respiración se aceleró, me recosté contra la pared y bajé poco a poco, como si me sintiera derrotado sin haber dado la batalla del día, vino un amargo recuerdo a mi mente.

Era un día de verano, yo estaba estudiando para un examen que tendría al siguiente día, de repente llegó Jhon, mi compañero de universidad y mejor amigo.

-¿Está usted bien jovencito?-preguntó, en su cara había una expresión de alegría, luego mandó sus manos a mi cabeza tratando de despeinarme, ya era costumbre que lo hiciera.

-Si-dije nervioso-¿ y tu, como has estado Jhon?-Fingí seguir estudiando

-Bien, muy bien-se acercó a mi-Alex, sabes tu eres mi mejor amigo en este lugar, creo que mereces saber algo importante.

-Claro, de qué se trata-me sonrojé.

-Alex, tengo la beca.-susurró tomándome de la mano.

-¡Oh por Dios! –dije emocionado-¿Hablas en serio?

-Jovencito ¿acaso crees que bromearía con algo así?- dijo acercándose más a mi.

-No, claro que no-traté de echarme para atrás- es solo que me alegro mucho por ti.

-¿En serio?- Lo dijo mirándome con cierta ternura.-¿qué tanto te alegras?

-Amm mucho, supongo-me puse nervioso.

-¿Supones?-clavó su mirada en la mía-¿no estás seguro de lo que sientes?

-Jhon yo…

-Alex, mírame-sonrió.

-Dime-dije con una expresión de susto.

-Hoy es un día muy especial para mí y sabes…  he pensado en los últimos días algunas cosas-su mirada se dirigía ahora hacia la ventana, el sol estaba a punto de ocultarse, era un espectáculo, como si el cielo se incendiara.

-¿Qué… qué has pensado?-mi corazón se aceleraba.

-El horizonte-susurró.

-¿Disculpa?-pregunté.

-El horizonte, nunca sabes que hay más allá, pero si no te aseguras podrías perderte de cosas grandiosas-dijo en un tono nostálgico.

-Jhon-lo miré compasivamente.

En ese instante Jhon se acercó a mí y puso sus labios de una manera suave en los míos, aquello era maravillosos,al fin podía sentir lo que era su sabor, era como la menta yo me sentía flotar en aquel momento. Cada uno de mis sentidos se agudizaban, por un momento pensé que se trataba de un sueño, de un bello y espectacular sueño pero al abrazarlo y sentir la calidez de su cuerpo noté que era real, mi dicha era verdadera.

 El beso duro como 2 minutos pero para mi fue como si el tiempo se hubiera detenido.

Al terminar ninguno sabía que decir.

-Alex, adiós tengo que irme a casa ya-Jhon sonrió.

-Ammm…está bien-bajé la mirada.

-Hasta pronto-caminó hacia la salida del salón y se detuvo-me gustaría saber si tu…

-Eh…qué dime.

-En realidad, yo.

-Dime, no importa.

-Este, pues.

Ambos estábamos nerviosos.

-Alex.

-Si

-Quisiera saber si deseas ir conmigo al lago fuera de la cuidad.

-No se, tal vez deba estudiar este fin de semana-rayé uno de mis cuadernos para conservar la calma.

-Por favor-dijo Jhon de una manera conmovedora.

-¡Maldito!-me lancé hacia él y lo golpeé suavemente en sus hombros mientras él sólo me abrazaba.

-Alex, por favor, no llores-su voz se oyó quebrada.

-¿Por qué me haces esto?

-¿Hago qué?

-¿Por qué te burlas de mi?-dije secándome las lágrimas-¿Acaso es tan obvio que tu me gustas? acaso es tan obvio que yo te…-agaché la cabeza.

-Alex, yo…-tomó mi mano de nuevo-yo…siempre te he querido, te quise desde el primer día que te vi-su voz se quebraba cada vez más-la verdad yo…jamás te lastimaría, eso nunca me lo perdonaría-se acercó y me dio un beso en la frente.

-Jhon-susurré.

-Alex, me tengo que ir, si deseas podemos hablar luego, que estés bien, jovencito-una gran sonrisa se dibujo en su rostro.

-Adiós Jhon-también sonreí.

Chicos, la historia continua, lo que pasa es que es más larga; si desean leer la historia completa visiten mi blog: http://mividacolorderosalaserie.blogspot.com/2013/07/capitulo-2-momentos-personajes-capitulo.html

No olviden comentar y compartir, hasta una próxima ocasión.



Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com