DESIERTO

Por Benjamin.J.Green
Enviado el 04/10/2013, clasificado en Varios / otros
560 visitas

Marcar como favorito

Polvo,calor con la lengua pegada al paladar,sigo el rastro de 

algo desconocido,por las sendas polvorientas del desierto de atacama.

Aunque haya caído la noche,la luna me muestra el camino y

olvidándome del agua que queda en mi cantimplora,prosigo

mi persecución.

Soy un guarda de la reserva de la región de Parinacota y llevo

dos días siguiendo un extraño rastro,no son huellas de animal,ni

de un hombre,no se que pensar,estoy confundido y mi compañero

de guardia estará mas que preocupado,hace unas cuantas horas

que el walki se ha quedado sin batería y estoy incomunicado.

Antes de ayer por la mañana,unas horas antes del relevo.

En una de mis rondas por la cima de la loma que hay en

la entrada al parque,observe a lo lejos,un poco de polvo levantado

por el viento,cogí mis prismáticos y en medio de la polvareda,vi

a alguien caminando como encorvado ,este no ha pasado por la garita,

sus intenciones no serán buenas....pensé.

Baje de la loma corriendo,arranque el jeep,mientras avisaba a mi

compañero de la situación y salí tras el remolino de polvo que se

veía a lo lejos.

Cuando a las dos horas de persecución,el jeep se paro,me cogí un

enfado terrible,ya casi lo tenia,y ofuscado por la sombra del

fracaso,decidí ir tras los pasos del furtivo,la zona tiene restos 

arqueológicos y son un reclamo para los ladrones.

Así que busque el rastro de sus huellas para seguirlo,cuando por

fin lo encontré,no supe interpretar lo que mis expertos ojos de rastreador

estaban viendo,eran unas huellas muy extrañas,que yo nunca había visto.

Parecían huellas dejadas por una gallina,pero que calzaba un cuarentaiocho.

Estaba perplejo y desorientado,pero cogí mi rifle,mi cantimplora,el walkie y

me puse en marcha,tenia que saber que era,lo que estaba persiguiendo

por el desierto.

Cada dos horas informaba de mi posición con la radio,hasta que se quedo

frita,había recortado mucho terreno al furtivo(por ahora así lo llamare)a

pesar de las dos paradas,para poder dormir un poco,aun así tenia la 

desagradable sensación que era el furtivo,el que llevaba el ritmo de la

carrera.

Me acercaba,pero nunca se ponía a tiro,era como si se burlara de mi.

A unos cuantos kilómetros,se alzaba,un afloramiento rocoso y ahí

de dirigían las huellas,conocía el lugar muy bien,había unas cuevas

pequeñitas,donde aun se podía encontrar algunos trozos de cerámica y

restos de antiguas civilizaciones.

¡Bien!,pensé......este es un ladrón y el lugar a donde se dirige termina en

un pequeño valle que no tiene salida,allí lo atrapare.

A falta de unos cientos de metros,me desvíe un poco,para que el furtivo

no me viera,cerca había una loma de tierra reseca,desde la cima,se podía

ver todo el callejón sin salida,que formaban las altas rocas.

Cuando llegue a la cima,vi al intruso.

Me sorprendió,no intentaba entrar en las antiguas cuevas funerarias,estaba

cavando en la arena,en el medio justo del ancho callejón.

Creo que fue entonces,cuando me di cuenta que aquello,no era un hombre,

era como un dinosaurio y estaba cavando frenéticamente.

Tuve que despegar literalmente mi vista de aquel ser,para poder tumbarme

un poco,a ver si el cansancio,la poca agua y el sol,me estaba jugando una

mala pasada.

No,estaba cansado y sediento,pero no mas que otras veces y entonces empecé

a sentir miedo,esto no podía estar pasando,que demonios tenia que hacer,al

fin al cabo,hasta ahora el lagarto grande,solo estaba cavando.

Me volví a asomar,ahí estaba el extraño ser siguiendo a lo suyo.

Su altura no pasaba de los dos metros y era de un color marrón con motas

amarillas,tenia un aire al rex,pero en pequeño.

Llevaba una especie de túnica de un color verde oscuro y de su cuello colgaba

un gran medallón,que me pareció ser de oro.

De repente dejo de cavar,vi como metía la cabeza el profundo hoyo.

Cual fue mi sorpresa,cuando al sacar la cabeza,me di cuenta que tenia

un gran huevo en la boca.

Esto me estaba superando,a ver como me escabullía de ahí,sin que mama

dino de diera cuenta,quien en su sano juicio,iba a creer que aun existían

dinosaurios en el medio del desierto,medio vestidos.

Pronto ese iba a ser el menor de mis problemas,mientras estaba pensando

me habían vuelto a ocultar,al asomarme de nuevo,casi me muero del susto.

Mama dino me estaba mirando a los ojos,tan cerca que podía leer sus

pensamientos,creo que me medio desmaye.

Cuando recobre el sentido,estaba en una de las cuevas y mama dino me

estaba observando.

Entonces ella me pregunto:

-¿Quien eres y que haces siguiéndome desde anteayer?

No me lo podía creer,me estaba hablando,en un castellano perfecto.

Volvió a hablarme,

-¿que te pasa,eres mudo o te ha comido la lengua el gato?,

eso ya fue demasiado,casi me da un infarto.

Por fin conseguí articular unas palabras y le conté lo que había pasado,

estos dos últimos días.....esto era una locura,le estaba rindiendo cuentas

a un bicho,el cual se suponía desaparecido desde hacia millones de años.

Cuando por fin reuní el valor para preguntarle por su presencia en el

desierto,mama dino se hecho a reír y me dijo.

-No sabes que nuestros huevos necesitan mucho calor y este pequeño valle

reúne todas las condiciones idóneas,para que la incubación sea perfecta.

Dentro de unas horas saldrá de su cascaron el hijo que tanto tiempo he

deseado.

-Ademas tu pregunta no es la adecuada,pienso que deberías preguntarme

que pienso hacer contigo,ya que has descubierto mi secreto.

Gracias a dios que en ese momento recupere mi habla,le jure que nunca hablaría

de ella,ni de este lugar,que yo también tenia hijos y que no quería morir.

De todas formas quien me iba a creer,ya era difícil lo del dinosaurio y si encima

hablaba,me iban a tomar por un loco,o que el calor del sol me había reblandecido

la sesera.

Ademas no era muy grande,solo daría para un par de bocados y llevaba dos días,

casi tres sin ducharme,seguro que tendría un sabor horrible.

-Vale....vale,si es lo que te preocupa,no te voy a comer y ademas puedes serme

útil,para cuando salga mi niño del cascaron.

Durante un momento me tranquilice un poco,hasta que de repente me imagine entre

las garras del angelito,mientras me masticaba un poco el pescuezo y la espalda.

No sabia que hacer,tenia que salir de ahí a cualquier precio y entonces me acorde de

mi rifle,suponía que aun estaba en la loma,donde lo había dejado unas horas antes.

(CONTINUARA)

------------

Tengo el final de esta historia medio controlado,hay tantos posibles finales.

Si a alguno le apetece,podría escribir su propia versión de ese final,como un especie

de juego o ejercicio,siguiendo donde lo he dejado.

Tengo curiosidad,con los buenos escritores que paran por aquí,no creo que les sea

muy difícil,es una historia sencilla.

A todo esto,si les apetece,sino tampoco pasa nada,solo sera una historia mas,con

un solo y triste final.

A ver si os animáis.......tomadlo como un especie de reto literario.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com