Cada día

Por Lena
Enviado el 12/08/2013, clasificado en Microrrelatos
902 visitas

Marcar como favorito

Miro. Parpadeo, parpa-deo, paro. Ya no miras, no lo entiendo ¿Qué ha pasado? ¿Por qué no miras? ¿por qué me dejas en esta planta? Ahora yo te miro, ¡qué vergüenza! Yo mirándote, yo mirando a alguien y no a algo, ¿por qué me parece tan indigno? ¡Ahí estás! Has vuelto a mirar. Te he pillado con los ojos en la masa ¿Acabo de llamarme masa? Tal vez si eres miope... ¿Dónde vas? Está bien, dejaré de seguirte con la mirada. Está bien, bájate. Touché.

Miro la ventana, ahí estás. Lo sabía. Me miras. Tal vez escriba sobre esto.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com