El dolor tras la ruptura de una amistad

Por Maite Nicuesa
Enviado el 30/04/2011, clasificado en Amor / Románticos
4056 visitas

Marcar como favorito

Una crisis de amistad te deja un sabor amargo en el alma. La herida duele durante meses o días porque la ausencia de un amigo verdadero duele tanto como el adiós del verdadero amor.

Cualquier persona puede verse fortalecida por una crisis cuando aprende a darse cuenta de qué es lo que le sucede, y también, cuando descubre que puede encontrar dentro de sí mismo las herramientas para hacer frente al cambio. Una crisis también puede producirse en el terreno de la amistad puesto que en todo tipo de relación aparecen espectativas no resuletas por ambas partes, deseos que no siempre se cumplen.

En cierto modo, la amistad es un tipo de amor que se caracteriza por el deseo de compartir tiempo en común con el amigo y la alegría que surge al estar en su compañía. Por ello, es bonito penasr en planes diferentes ahora que llega la primavera con los que puedas renovar los lazos de amistad con esa persona con la que tal vez, no te sientes tan bien últimamente.

Las crisis con los amigos pueden surgir como consecuencia de la falta de comunicación entre ambos o también, pueden producirse ante un distanciamiento repentino en el que te preguntas qué ha pasado para que una amistad que parecía sólida se muestre frágil y débil. Lo cierto es que los distanciamientos no son malos puesto que pueden conducir a un nuevo encuentro más realista en el que la imagen que se tiene del otro es la acertada.

Al igual que sucede en el amor, también es habitual que en la euforia inicial de una nueva amistad, atribuyamos al otro cualidades que en realidad no tiene. La idealización es mágica pero con el paso del tiempo, conocemos mejor al otro. Es decir, descubrimos sus virtudes pero también sus defectos y errores frecuentes. Uno de los defectos que se deben superar para mantener una amistad fuerte es la de tener la constancia necesaria para tener gestos positivos con el amigo, por ejemplo, llamarle por teléfono, escucharle, tenerle presente en los momentos difíciles y también en los alegres.

Existen personas muy poco cuidadosas en este sentido que viven desde la pura pasividad. Personas que dan menos de lo que reciben y no se dan cuenta del agotamiento que puede causar esta situación en el otro amigo. Esta puede ser una de las príncipales causas de una crisis de amistad.

Apuesta por tusverdaderos amigos pero cuida de ellos también, cuando tienes pareja, es decir, no te relaciones con las personas en función de la utilidad o de tu interés personal. Ama sin límites ni condiciones. No tengas miedo de darte a los demás puesto que la generosidad te ayudará a vivir mejor tu vida. Volverás a sentir el alma renacer como si hubiese estado aletargada en un sueño profundo durante muchos meses o años.

El dolor tras la ruptura de una amistad que ha sido verdadera se mitiga a lo largo de los meses como bien expresó el gran filósofo medieval Tomás de Aquino. La felicidad, depende de ti. Así que tú debes aprender a ser tu mejor amigo y tu mayor apoyo en los momentos de dolor y sufrimiento. Tu mayor fuente de esperanza en la felicidad. Mucha suerte en el viaje de la vida.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com