Yo, su puta personal...

Por babyloni
Enviado el 19/08/2013, clasificado en Adultos / eróticos
25635 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Yo soy Lili.

Una chica de 22 que le encanta la verga. Trabajo de secretaria. Y mi jefe es un hombre decente... pero su hermano un hijo de la chingada. Pero me gusta. Es un tipo guapo. Pero perverso. Sé que mató a un chavo por hacerle trampa en la baraja: lo apuñaló 27 veces. Y pagó con cárcel por siete años. Según se regeneró. Pero sé que vende droga y prostituye mujeres... Una de esas yo. Y me gusta. Eso es lo peor... Me conoce bien. Llegó un día a la oficina... y yo reclinada en mi escritorio y un chico que me entregó una pizza me daba su trozo de carne por el culito. Así lo conocí. El pizzero se iba y yo jadeaba, acodada en mi escritorio...y mi culito goteaba esa lechosa sustancia. Le sonreí... pensé que era un cliente nuevo en busca de asesoría legal... Se me acercó y con su dedo levantaba mi cara del mentón.

"Súbete el pantalón y lávate la boca que me la vas a chupar, zorra". Asentí y lo hice... se la chupé luego y me tragué toditita su leche. Y se presentó como hermano del lic. Ibañez. Y no me acusó, claro está. y me volvió su puta personal... En nuestra primer cita me llevó a un restorant de lujo... Bebimos champagne y me presentó a un matrimonio. Una pareja simpática. Me dijo que eran amigos de su hermano. Y que en ese mismo momento varios de sus cómplices  saqueaban la casa de esos pendejos. Luego me llevó a un baño. Supuse que me cogería. Pero no. Allí nos esperaba un tipo gordo que saludó al llegar y quien me había admirado mi cuerpecito.

El gordo dióle un fajo de billetes. Y Gustavo me miró.

"Haz todo lo que él diga"... Y cerraba la puerta y el gordo ese tan feo y repulsivo me abrazaba y nariceaba en mis pechos y sus manotas bajábanme el calzoncito...

Salí toda cogida y mi peinado deshecho. De mi vagina escapaba el semen del gordo ese que salía sonriente...

Así inició mi vida de golfa.Pero no he visto un solo billete de mi trabajo arduo. Y no es que no disfrute de tantas vergas... me encanta la reata...

Pero Gustavo me trata como su propiedad. Ya tuve que cortar a todos mis amantes... Pues dice que nadie me va coger sin que le pague. A veces me lleva clientes a la oficina. Otras me vende en algún sucio y oscuro callejón, como sus otras putas. Y ellas me odian por ser la más bonita. pero les tiene prohibido causarme algún rasguño que pudiese rebajar mi precio a los clientes. La otra noche me llevó a una despedida de solteros. Cobró bien, supongo... primero les bailé a esos 14 tipos. Luego me cogía el festejado... Y ya me vestía cuando ví que negociaba con los otros... Así me comí quince vergas esa noche.

No le temo ni lo amo. Pero no lo dejo porque me fascina ser su propiedad. Y ya me visto. Me despertó el teléfono. Dijo que me arregle. Pasa por mí ya mero y me tiene un cliente.

Soy Lili y esta es mi historia...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com