Alveola olalúnea

Por Galimatías
Enviado el 27/08/2013, clasificado en Varios / otros
593 visitas

Marcar como favorito

Mientras en tu intransigencia revelabas al dios imperfecto, transcurrido y deshumanizado, yo descifraba un significado en torno a las vidas que toco, una simple y banal irreverencia que puede pero no siente. De las casualidades de tus causas, de tu ácida descorporización. No sabía del preceder de la inesencialidad de tus artilugios y de lo innecesarias que son las regresiones. Siempre lo mismo, para que a la final, sea eso, el fumar de tus apariciones. Somos solo instantes, sin formas ni comas. Imperativos poco creativos, enfermos de tanto caleidoscopio cegado, de osmosis en las caras, negadas. Ni nosotros sabemos lo que somos, vida de nadie. Inconsistencia. Carencia de sustancia, no podemos ser esencia. Deshacernos, pronunciarnos, fragmentarnos en pérfidos vórtices. Distorsión. No poderte absorber por lo inevitable del pensar, por lo descoordinado al caminar, por el aire quieto en cada estado de tu alma. Ir permutando tu melancolía entretejida, impregnada de tragedias personales y de su permanente deterioro. De tus visiones y destrucciones. Del resonante espejo de reflejo inverso, retenido, disperso. Por no ser uno, viviendo entre dos. La parodia de tu juego que nadie vio, la muerte instantánea de quien nos miró. Tu ritmo terso, tu olor tan terco, tus formas grises, mis lentos vértigos.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com