El hombre que amaba demasiado

Por pastor
Enviado el 04/09/2013, clasificado en Reflexiones
462 visitas

Marcar como favorito

Amaba las rocas, las blancas Calizas, las moteadas graníticas, las rojas  Basálticas, el Hierro anaranjado, el gris Plomizo, el Cobre verde oxidado, el amarillo Azufre, el Cinc rojo intenso, marrón o negro y la Arcilla resbaladiza. Amaba, a todas las rocas amaba.

Amaba  los árboles, los frutales, los ornamentales, los que dan nueces, castañas, avellanas, almendras, los que dan dulces y sabrosos dátiles, a las enormes secuoyas y los enanos madroños. Amaba, a todos los árboles  amaba.   

Amaba el aire que respiraba, el urbano contaminado, el campestre, la brisa marina que le acariciaba la cara, el aire montañés y el de las alturas que apenas lo dejaba respirar, los vientos fuertes de los tornados y el susurro otoñal entre los árboles. Amaba, a al aire, lo amaba.

Amaba el azul del cielo diurno lleno de algodones multiformes  y el oscuro nocturno de perlas salpicado, cruzado raramente por alguna  extraviada. Amaba el cielo, lo amaba.

Amaba a los animales, fieras, rapiñas, voladores, rastreros, acuáticos, los que se escondían en sus conchas, a todos los animales amaba.

Amaba a las personas, las ricas, las pobres, las tristes y a las alegres, a los orates y los cuerdos, a los sumisos y a los altivos, orgullosos y tímidos, habladores y callados, malos y buenos, a los creyentes y a los ateos. Amaba, amaba a todas las personas.

Amaba tanto, a  todo lo que le rodeaba, tanto llegó a amar que se sentía vacío, no lo entendía, con tanto amor derrochado, hasta que un día se dio cuenta que había dejado de amarse a sí mismo y empezó a hacerlo.

Pero por eso, no dejaría de querer y amar todo lo  que amaba, quizás empezó a amar con más fuerza al comenzar de nuevo a quererse, a valorar lo que hacía y sentirse bien consigo y con lo que lo rodeaba.

Ama, a las rocas, ama a los árboles, ama al cielo, ama a los animales, ama a las personas, ama todo lo que te rodea, llénate de amor, amate a ti mismo y te sentirás querido, amado, pleno, satisfecho y bendecido. 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com